Piedras renalesUrología y Ginecología

Acabo de orinar una piedra… ¿Qué hago?

By diciembre 5, 2017 No Comments

Las piedras o cálculos se forman en el riñón y según su tamaño pueden o no circular por las vías urinarias o incluso ser desechadas.

Cuando una piedra está en proceso de ser formada pero no lo hace por completo, los materiales que la conforman podrían ser eliminados de forma natural. Una cuestión similar puede ocurrir cuando el tamaño de las piedras es pequeño, ya que las pequeñas piedras podrían salir por las vías urinarias a veces incluso sin causar muchas molestias y sin requerir ayuda adicional.

Cuando las piedras son más grandes y quedan atoradas en la vía es probable que no logren salir solas, sino que requieran ser extraídas, para lo cual existen varios métodos.

Como las piedras pueden ser de diferentes formas y tamaños, hay ocasiones donde hay términos medios… piedras que obstruyen de forma parcial, no tan grandes para atorarse, pero no tan pequeñas para salir con facilidad. Muchas de estas piedras terminan por salir solas, pero al salir llegan a lastimar el conducto a su paso pues acaban desgarrando tejidos de las vías urinarias.

Si las piedras son lo suficientemente grandes, usted podría llegar a verlas o sentirlas al orinar. En caso de que usted orine una piedra, el daño que cause o no dependerá de su tamaño. Podría o no llegar a sentir dolor al expulsarla, así como experimentar un sangrado si la piedra desgarra algo a su paso. Por lo general el daño producido por el paso de una piedra no es de gravedad, pero le recomendamos estar al pendiente y acudir a revisión con su médico. Algunos pacientes experimentan un dolor sumamente intenso cuando la piedra está en tránsito y al salir el dolor se alivia. Dichos individuos piensan que ya no es necesario ser evaluados pues ya no hay dolor.

La sugerencia es acudir con su médico siempre pues no se puede estar seguro de que en realidad lo que salió fue una piedra o sólo un fragmento, de que no queden más piedras en su interior o de que la piedra no haya producido un daño importante a su paso.

 

En conclusión, si usted acaba de orinar una piedra le sugerimos acudir siempre con su médico para verificar que todo esté bien.

Comenta esta nota

Palabras clave: