fbpx

En la actualidad, 7 de cada 10 extremidades amputadas son producto de la diabetes y muchas de las personas que sufren una amputación a consecuencia de la enfermedad, aumentan su riesgo de morir.

Ya hemos explicado por qué la diabetes daña los pies en forma progresiva y cómo es que un tratamiento oportuno puede hacer la diferencia entre conservar una extremidad y perderla, si desea leer nuevamente la explicación haga click aquí.

El problema no es menor ni poco frecuente y es que, de acuerdo con algunos medios, cada 30 segundos se realiza una cirugía de amputación por diabetes en el mundo y lo triste es que, más de la mitad de estas amputaciones podrían evitarse si se atendieran a tiempo.

1 de cada 5 pacientes diabéticos consultan a un médico por una lesión en los pies, al menos una vez en la vida, y desafortunadamente, cuando finalmente llegan con el especialista correcto (angiólogo/cirujano vascular), ya es muy tarde en muchas ocasiones.

La prevención es vital; el paciente diabético debe hacer el hábito de revisar sus pies todos los días, de mantenerlos secos e hidratados, de lavarlos bien y tener mucho cuidado con los calcetines y zapatos que utiliza. Ante el primer indicio de que hay algún problema, se debe acudir con un médico y se recomienda recibir valoraciones en forma periódica por el angiólogo para comprobar que todo se encuentra en condiciones óptimas (tal como se acude con el dentista u otros profesionales a hacerse chequeos).

Recuerde que está en sus manos evitar eventos catastróficos. Le sugerimos poner atención en sus pies pues en verdad se puede hacer una enorme diferencia. No lo olvide, más vale prevenir que lamentar.

Comenta esta nota

Palabras clave: