fbpx
Cáncer del Sistema Digestivo

Cáncer colorrectal: ¿Cómo se diagnostica?

Cada año en México se diagnostican cerca de 15 mil casos nuevos de personas con cáncer colorrectal, una enfermedad que, al tratarse de manera oportuna, puede tener recuperación en nueve de cada 10 casos.

Pero si el tumor crece en el organismo y se disemina a otras partes del cuerpo, la mayoría fallecerá en los siguientes cinco años. Se estima que anualmente seis mil 500 personas mueren en México por esta causa. Por esto, es importante un diagnóstico oportuno y pronto de la enfermedad

Pruebas para detectar el cáncer colorrectal

Las pruebas y exámenes de detección se realizan como parte del proceso de determinar la presencia de cáncer en las personas que no presentan ningún síntoma. Se pueden usar varias pruebas para detectar el cáncer colorrectal. Estas pueden ser divididas en dos grupos principales:

  • Pruebas de heces fecales: Por medio de estas pruebas se examinan las heces fecales para saber si hay signos de cáncer. Son menos invasivas y fáciles de realizar, pero necesitan realizarse con más frecuencia.
  • Exámenes visuales (estructurales): Con este tipo se observa la estructura del colon y el recto para detectar cualquier área anormal. Se puede hacer con un endoscopio (un instrumento parecido a un tubo con una cámara diminuta y una fuente de luz en el extremo) que se inserta en el recto o con estudios por imágenes especiales (rayos X).

Pruebas de heces fecales para el cáncer colorrectal

Por medio de estas pruebas se examinan las heces fecales (excremento) para saber si hay posibles signos de cáncer colorrectal (o pólipos). Muchas personas consideran que estas pruebas son más fáciles de hacer que exámenes como la colonoscopia. Además, generalmente estas pruebas se pueden hacer en su casa. Sin embargo, es necesario realizar estas pruebas con más frecuencia. Además, si el resultado de una de estas pruebas de heces fecales es positivo (anormal), usted necesitará hacerse una colonoscopia para saber si tiene cáncer.

Prueba inmunoquímica fecal (FIT)

A la prueba inmunoquímica fecal (fecal immunochemical test, FIT), también se le llama prueba inmunoquímica de sangre oculta en las heces fecales (iFOBT). La prueba FIT se hace para saber si hay sangre oculta en la materia fecal. Ella reacciona con parte de la proteína de la hemoglobina humana que se encuentra en los glóbulos rojos.

Para esta prueba, se recogen pequeñas cantidades de heces en tarjetas (o en tubos). Usted puede hacer esta prueba en la privacidad de su hogar. Es menos probable que esta prueba reaccione con el sangrado proveniente de otras partes del tracto digestivo, como el estómago.

Debe realizarse cada año, a diferencia de algunas que sean visuales.

Si los resultados de la prueba son positivos, se requerirá de una colonoscopia para hacer un estudio más a fondo. Aunque la sangre en las heces fecales puede deberse a cáncer o a pólipos, también puede tener otras causas, tales como úlceras, hemorroides u otras afecciones.

Colonoscopia

Es una prueba con la que se puede observar la mucosa de todo el colon y el recto a través de un tubo largo y flexible (endoscopio) que se introduce por el ano y, que en su extremo posee una luz y una cámara que permite visualizar en un monitor de televisión cualquier patología existente. Para su realización es necesario que la persona siga una dieta especial al menos durante dos o tres días, con muy pocos residuos, y que el día antes de la prueba emplee laxantes con el fin de que tanto el colon como el recto estén limpios.

En la actualidad, la colonoscopia se realiza en un hospital bajo sedación (el paciente no está dormido, se siente relajado y no percibe dolor), de tal forma que se evitan las molestias producidas por la distensión del tubo digestivo al introducir el endoscopio en su interior.

Se estima que cerca del 90% de los cánceres de colon y recto podrían ser curados si se detectasen de modo precoz, antes de que la enfermedad alcanzase sus estadios más avanzados.

La clave para cuidarte del cáncer colorrectal es una buena prevención, por eso diagnosticarlo correctamente es tan importante.

Para conocer más sobre cómo un diagnóstico correcto puede ayudarte,  haz clic aquí.

Comenta esta nota

Palabras clave: