Las pruebas y exámenes de detección se realizan como parte del proceso de determinar la presencia de cáncer en las personas que no presentan ningún síntoma.

Se pueden usar varias pruebas para detectar el cáncer colorrectal. Estas pruebas y exámenes se pueden dividir en:

  • Exámenes que pueden detectar pólipos y cáncer colorrectal:en estas pruebas se observa la estructura del colon mismo para detectar cualquier área anormal. Se puede hacer con un endoscopio (un instrumento parecido a un tubo con una cámara y una fuente de luz) insertado en el recto o con estudios por imágenes especiales (radiografías). Los pólipos encontrados durante estos exámenes pueden eliminarse antes de que se conviertan en cáncer, por lo que estas pruebas pueden prevenir el cáncer colorrectal. Debido a esto, se favorecen estos exámenes si están disponibles y si usted está dispuesto a someterse a ellos.
    • Sigmoidoscopia flexible
      • Durante este examen, el médico observa parte del colon y del recto con un sigmoidoscopio (un tubo con una luz y flexible del grosor aproximado de un dedo y que tiene una pequeña cámara de video en el extremo). Se introduce por el ano y se dirige al recto para llegar a la parte inferior del colon. Las imágenes que se obtienen del endoscopio se observan en una pantalla de video.
      • Su médico puede usar el sigmoidoscopio para observar el interior del recto y parte del colon con el fin de detectar (y posiblemente extirpar) cualquier anomalía. El sigmoidoscopio tiene sólo 60 centímetros (aproximadamente 2 pies) de largo de modo que el médico puede observar todo el recto, pero menos de la mitad del colon con este procedimiento.
    • Colonoscopia
      • Para este examen, el médico examina el colon y el recto en toda su extensión con un colonoscopio (un tubo delgado y flexible que tiene una fuente de luz y una pequeña cámara de video en el extremo). Consiste básicamente en una versión más larga de un sigmoidoscopio. Se introduce por el ano hacia el recto y el colon. A través del colonoscopio, se pueden pasar instrumentos especiales para hacer una biopsia (muestra) o extirpar cualquier área que se vea sospechosa, como pólipos, de ser necesario.
    • Pruebas que principalmente detectan cáncer:por medio de estas pruebas se examinan las heces fecales para determinar si hay signos de cáncer. Estas pruebas son menos invasivas y fáciles de realizar, pero la probabilidad de que detecten pólipos es menor.
      • Prueba de sangre oculta en heces basada en guayacol (gFOBT)
        • Una manera de realizar una prueba para el cáncer colorrectal consiste en detectar sangre oculta en las heces fecales. Esta prueba se hace porque a menudo los vasos sanguíneos más grandes de los pólipos o los cánceres colorrectales son frágiles y se lesionan fácilmente durante el paso del excremento. Los vasos dañados usualmente liberan sangre en el colon, pero sólo en pocas ocasiones hay suficiente sangre visible en el excremento.
      • Prueba inmunoquímica fecal (FIT)
        • La prueba inmunoquímica fecal (fecal immunochemical test, FIT), también llamada prueba inmunoquímica de sangre oculta en las heces fecales (iFOBT) detecta sangre oculta en el excremento de una manera diferente a la prueba FOBT basada en guayacol. Esta prueba reacciona con parte de la proteína de la hemoglobina humana, la cual se encuentra en los glóbulos rojos.

 

Comenta esta nota

Palabras clave: