Dolor CrónicoNeurología y Sistema Nervioso

Ciática: ¿qué es y por qué duele?

Antes de leer la nota, responde nuestro test de Ciática

¿Tienes alguno de los siguientes síntomas?

 

¿Alguna vez ha dicho que le duele la ciática, el ciático (o incluso a veces mal conocido como nervio asiático – que nada tiene que ver con lo que estamos diciendo)?

Aunque muchos hemos mencionado o descrito este tipo de dolor, no todos conocemos exactamente por qué ocurre.

 

Para definir de forma inicial qué es la ciática debemos iniciar por describir cómo se siente:

El dolor del nervio ciático (ciática) se utiliza para referirse a síntomas de dolor en la pierna que empiezan en la parte baja de la espalda, pasan por el trasero y se continúan con la parte de atrás de la pierna.

 


¿Pero el nervio ciático para qué sirve?, ¿está sólo para causar molestias y doler?

Aunque quienes padecen ciática podrían pensar que la función del nervio es afectar sus vidas, en realidad se trata del nervio más grande del cuerpo y tiene muchas funciones. Este nervio se forma por varias raíces que se unen para conformarlo; empieza en la espalda baja y desciende por la parte trasera de cada pierna. De este nervio se originan ramas que dan sensibilidad, movimiento y reflejos a zona de la nalga, el muslo, la pantorrilla, el pie y algunos de sus dedos.

 

Ok… Me convencieron, el nervio es importante, ¿Pero por qué duele tanto?

La ciática se debe a la compresión de alguno de los nervios en la parte baja de la espalda. Los síntomas varían según el nervio que se esté afectando y qué tan comprimido esté. El término médico para la ciática en realidad se denomina radiculopatía lumbar.

Aunque el dolor puede producirse por la compresión de varios nervios o segmentos de los nervios, el dolor producido tiende a irradiarse a lo largo del nervio ciático, por esta razón el dolor no sólo se queda en la espalda sino que se corre hacia el glúteo, el muslo, e incluso puede llegar a la pierna, pantorrilla y pie.

Como el nervio también incluye componentes de movimiento (y no sólo de sensibilidad), además del dolor, puede sentirse hormigueo (o cosquilleo), adormecimiento o incluso debilidad en la región.

Aunque podría parecer que la ciática es un diagnóstico, en realidad se trata de un síntoma producido por la compresión del nervio ciático en alguno de sus puntos. El diagnóstico definitivo se conseguirá cuando se determine la causa específica de la compresión.

Frecuentemente, el cuadro se produce cuando la raíz del nervio de la útlima vértebra lumbar (L5) o la primera sacra (S1) se inflama a consecuencia de la compresión que se produce por la hernia de un disco intervertebral. Las raíces de los nervios son muy sensibles, y el disco tiene proteínas que causan inflamación. Por esta razón, cuando un disco se hernia, la irritación del nervio puede ser muy importante y el cuadro puede ser muy intenso.

El dolor puede ser sólo un dato de que algo (como una compresión) está ocurriendo en el nervio, pero también, podría ser reflejo de que ya existe una lesión (la cuál podría ser seria).

 

Si además del dolor, nota que pierde la capacidad de controlar su intestino o vejiga, o bien, si pierde la sensación o la fuerza en las piernas de forma progresiva; usted podría tener una lesión seria del nervio ciático, requiriendo atención médica inmediata para evitar complicaciones que podrían ser irreversibles.

 

Si cree que podría tener ciática, le recomendamos acudir con un especialista en traumatología y ortopedia. Evite acudir con masajistas, hueseros, entre otros. Lejos de ayudarlo, podrían hacer más grave su condición. Recuerde, lo que siente es un síntoma y no un diagnóstico; es necesario investigar la causa del dolor y tratarla de raíz, pues de lo contrario, las consecuencias a su salud podrían ser muy negativas.

Comenta esta nota

Palabras clave: