hipercolesterolemia

Se ha difundido mucha información acerca de los problemas que ocasiona el colesterol (grasa) en el sistema cardiovascular. Uno de los más graves es la aparición de ateromas o placas de colesterol que obstruyen completamente las arterias ocasionando que el corazón NO reciba sangre y por consecuencia, tampoco todos los tejidos del cuerpo. A esto se le conoce como infarto al miocardio.

El tratamiento principal es un cambio radical de hábitos, los cuales incluyen realizar actividad física con moderación y disminuir la ingesta de alimentos con alto contenido de grasa, y en algunos casos, se incluyen medicamentos que ayudan a reducir los niveles de colesterol.

Pero si esto no da los resultados esperados, o si el paciente desconocía que tenía la enfermedad, por lo tanto no contaba con tratamiento médico y desafortunadamente es ingresado de urgencia por infarto al miocardio, el médico puede optar por angioplastia coronaria o de balón, y en la mayoría de los casos con colocación de stent.

Este procedimiento es realizado por médicos especialistas y consiste en introducir un catéter con un pequeño balón en la punta. Al llegar a la zona de la arteria en donde está la obstrucción, el globo se infla para comprimir la placa de colesterol contra la pared arterial.

Posteriormente, se introduce el stent (malla metálica de forma tubular), el cual dará soporte para mantener abierta la arteria y lograr un mejor paso de la sangre a través de ella.

Recordemos que antes de cualquier cirugía, es necesaria una valoración médica adecuada tanto al paciente y como su situación.

Sin embargo, en este caso, podemos evitar la formación de placas de colesterol en las arterias y al mismo tiempo, la visita al quirófano y concentrarnos en tener hábitos saludables.

 

El corazón es una bomba de vida, no de tiempo. Cuídalo.

Comenta esta nota

Palabras clave: