fbpx
Asma severoSistema Digestivo y Respiratorio

¿Cómo se relaciona el asma con el consumo de grasas?

Desde hace varios años, se ha pensado que la ingesta de grasas está relacionada con el asma. Los primeros estudios surgieron de la observación de algunos especialistas, que notaron que las personas que consumían altos niveles de grasa solían estar más descontrolados en comparación con quienes tenían una dieta correcta.

La observación llevó al desarrollo de estudios científicos serios, que compararon a asmáticos expuestos al consumo de grandes cantidades de grasa y otros que no estuvieron expuestos.

En dichos estudios se observó que en las personas que consumían grandes cantidades de grasa empeoraban los problemas respiratorios. Incluso, se demostró que la dieta tenía la capacidad de disminuir la acción de los medicamentos broncodilatadores, por lo que los medicamentos surtían menor efecto, dificultando el control de la enfermedad.

Aunque aún se requiere evidencia para poder afirmar que lo que se observa es concluyente, parece que a medida que se consumen más grasas podría empeorar el estado del asma.


Por si acaso, parece recomendable que los pacientes asmáticos cuiden su alimentación y eviten las grasas en exceso. Si las observaciones resultan verdaderas y los resultados logran replicarse consistentemente, la dieta podría sumarse como un elemento más para el tratamiento del asma y, de cuidarla evitando las grasas, se podría lograr un mejor control de los asmáticos. ¡Vale la pena intentar!

 

Wood, L. G., Garg, M. L. & Gibson, P. G. A high-fat challenge increases airway inflammation and impairs bronchodilator recovery in asthma. J. Allergy Clin. Immunol. 127, 1133–1140 (2011).

Comenta esta nota

Palabras clave: