fbpx
COVID-19

COVID-19 y enfermedades cardiovasculares

Conoce la relación entre COVID-19 y las enfermedades cardiovasculares

La evidencia existente hasta ahora señala que el coronavirus COVID-19 puede tener consecuencias graves para las personas con enfermedad cardiovascular subyacente. Ahora también se sabe que puede causar daño cardíaco incluso en pacientes sin afecciones cardíacas subyacentes, gracias a una revisión publicada en JAMA Cardiology por expertos del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston.

Las enfermedades virales como COVID-19 pueden causar infecciones respiratorias que, a su vez, pueden causar daño pulmonar e incluso la muerte en casos graves. Sin embargo, estos expertos añaden que conocen menos qué efectos tienen sobre el sistema cardiovascular.

Los autores del estudio explicaron que la investigación de anteriores epidemias (como el SARS y el MERS) y gripe sugieren que las infecciones virales pueden causar síndromes coronarios agudos, arritmias y el desarrollo o exacerbación de la insuficiencia cardíaca.

En un boletín clínico publicado por el Colegio Americano de Cardiología algunos expertos revelaron que la tasa de letalidad de Covid-19 para pacientes con enfermedad cardiovascular fue de 10,5%. Los datos también apuntan a una mayor probabilidad de que las personas mayores de 65 años con enfermedad coronaria o hipertensión puedan contraer la enfermedad, así como experimentar síntomas más graves que requerirán cuidados críticos.

El boletín mencionó que, según los informes iniciales, un 40% de los pacientes hospitalizados debido a COVID-19, también tuvo enfermedades cardiovasculares o cerebrovasculares (que se refieren al flujo sanguíneo en el cerebro, como en un ataque cerebral). Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que las personas con el mayor nivel de riesgo permanezcan en sus hogares cuando sea posible, así como que eviten las multitudes y limiten su contacto con otras personas.

Cómo COVID-19 afecta al corazón

El blanco principal de virus son los pulmones. Sin embargo, eso podría afectar al corazón, sobre todo en el caso de un corazón enfermo, que tiene que trabajar más arduamente para mover sangre oxigenada por todo el cuerpo. Eso podría exacerbar problemas en personas con insuficiencia cardíaca, con la que ya le es difícil al corazón bombear eficientemente.

Alguien con algún problema cardíaco subyacente también podría tener un sistema inmunitario menos robusto. Si una persona con este cuadro, se contagia con un virus, el patógeno podría afianzarse más y ocasionar complicaciones.

El coronavirus COVID-19 también puede posar un riesgo especial en personas con acumulación de grasa en las arterias. La evidencia indica que enfermedades virales similares pueden desestabilizar estas placas, lo que podría ocasionar bloqueos en las arterias que alimentan el corazón y poner a los pacientes bajo riesgo de tener un ataque al corazón.

Según los autores del estudio publicado en JAMA, los casos críticos son aquellos que informaron insuficiencia respiratoria, shock séptico y / o disfunción o falla de múltiples órganos que desencadenó en la muerte del paciente.

Factores asociados a la mortalidad

Los factores asociados con la mortalidad que se incluyen en las observaciones de este estudio son:

  • El sexo masculino.
  • La edad avanzada.
  • La presencia de comorbilidades, que incluyen hipertensión, diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares y enfermedades cerebrovasculares.

Los tres síntomas más comunes de COVID-19

  • Fiebre.
  • Tos.
  • Dificultad para respirar.

Otros síntomas menos comunes del coronavirus

  • Dolor muscular y dolor de cabeza.
  • Dolor de garganta.
  • Congestión nasal.

Los síntomas pueden aparecer entre dos días después de la exposición al COVID-19 hasta 14 días después. Hay una alta carga viral tanto en pacientes sintomáticos como asintomáticos.

Si tienes más dudas sobre COVID-19, escríbenos siguiendo este enlace.

Comenta esta nota

Palabras clave: