Tipos de diabetes

Cuando hablamos de diabetes, generalmente nos referimos a un tipo especial, el cual está ocasionando el mayor número de casos y es la que nos interesa prevenir urgentemente. Sin embargo, hemos notado que con frecuencia los pacientes nos preguntan qué tipo de diabetes tienen, decidimos darte a conocer las principales diferencias.

Empecemos…

La diabetes tipo 1 aparece en la infancia y/o adolescencia y es consecuencia de la destrucción de las células que producen insulina (células beta) del páncreas por el propio sistema de defensa o inmunológico derivando en una producción nula de insulina, por lo que los afectados requieren la administración de insulina diariamente, es decir, son insulinodependientes.

La causa principal es la genética (85% de los casos), pero también puede deberse a infecciones por virus (parotiditis y rubéola) o algunas sustancias químicas que alteran el sistema inmunológico.

La diabetes tipo 2 es la más común (abarca el 90% de los casos). A diferencia de la diabetes tipo 1, el páncreas sí produce insulina, aunque una cantidad menor a la necesaria, además que la acción de la misma en la células es deficiente (resistencia a la insulina).

Se ha asociado la aparición de la enferemedad con obesidad, tener familiares directos con diabetes tipo 2, hipertensión, colesterol alto, consumo de alcohol y falta de actividad física.

También es frecuente la diabetes gestacional, la cual se presenta durante el embarazo y puede “desaparecer” al término o mantenerse permanentemente.

Y finalmente, existe otro tipo llamado diabetes insípida, la cual obedece a causas genéticas, por lo que se diagnostica en la infancia. A diferencia de los otros tipos, la diabetes insípida no está relacionada con la producción de insulina ni con alteraciones en páncreas, sino que se desarrolla por la baja o nula producción de la hormona antidiurética (hormona que actúa sobre el riñon para regular el agua y otros solutos del cuerpo, entre ellos la glucosa, mediante la orina); debido a esta falla en la eliminación, la glucosa en sangre se mantiene elevada.

Todos los tipos de diabetes pueden ocasionar complicaciones como pérdida de visión, falla renal o pie diabético, por lo que es importante mantener un control adecuado de la enfermedad.

Sin embargo, no  existe forma de prevención en algunos tipos de la enfermedad, por fortuna, la más frecuente (diabetes tipo 2) y la que es responsable del mayor número complicaciones  y mortalidad en nuestro país y en el mundo sí puede prevenirse.

Conservemos nuestra salud.

Comenta esta nota

Palabras clave: