Dolor CrónicoNeurología y Sistema Nervioso

¿Tienes Dolor Crónico y a consecuencia no puedes dormir bien?

Aunque quizás no lo sabes, estás en un círculo vicioso muy común en quienes sufrimos este padecimiento.

 

Es frecuente que quienes sufrimos dolor crónico tenemos problemas para conciliar el sueño. ¿Y cómo no?, No es fácil dormir si algo nos molesta.

¿El inconveniente? La falta de sueño nos deja fatigados, lo que produce más sensibilidad al dolor, que no nos permite dormir.

 

Es por eso que te dejamos unos tips para que logres romper el ciclo:

 

  • Fija una rutina de sueño cada noche, a medida que seas más consciente sobre la hora a la que te da sueño, serás capaz de lograr dormir más o menos a la misma hora siempre.
  • Vete a la cama cuando tengas sueño, no antes; si tu cuerpo sigue activo, te será difícil dormir, y la frustración de no lograrlo te hará aún más complicado tu descanso. Espera un momento y si no logras dormir, levántate y haz algo que te relaje, como leer, escuchar música, etc.
  • Refresca el lugar donde te encuentras, te será más fácil dormir si no mueres de calor y te sientes cómodo y fresco.
  • Si te sientes preocupado, estresado o con muchas cosas encima, prueba escribiéndolas. Hacer una lista de tus pendientes o preocupaciones te dará perspectiva y notarás que tal vez no son tantos o tan malos como pensabas. Esto desacelerará tu mente y la tranquilidad generada te ayudará a dormir.
  • Cuidando no aumentar tu dolor, procura hacer ejercicio. No sólo reducirá tu nivel de energía y facilitará tu descanso, podría incluso ayudarte a disminuir el dolor.
  • Revisa cómo y dónde duermes; a veces el colchón, la almohada o la posición en la que duermes aumentan tu dolor; cuida donde duermes y descansarás mejor.
  • Calma tu mente. Si tu pensamiento está agitado te será difícil dormir; piensa en un lugar tranquilo o intenta meditar. No es necesario que te vuelvas el Dalai Lama, sólo busca meditaciones guiadas en internet, baja una app de meditación o concéntrate en tu respiración y lograrás domar tus alocados pensamientos, siendo capaz de descansar.
Comenta esta nota

Palabras clave: