Dolor CrónicoNeurología y Sistema NerviosoPie Diabético

Conoce más sobre el dolor del “Miembro Fantasma”

¿Sabías que el cerebro puede percibir como aún existentes las zonas amputadas y generar dolor en las mismas? A esto se le conoce como dolor del “Miembro Fantasma”.

En México, el 90% de las causas de amputación son consecuencia de la complicación de una úlcera, principalmente en el pie de un paciente con diabetes. En segundo lugar están las amputaciones por accidentes, y por último, las relacionadas con tumores.

Recordemos que la diabetes no sólo disminuye la sensibilidad de los nervios de los pies, sino que también daña su circulación. Ambos factores predisponen a lesiones en la zona y dificultan la pronta cicatrización.

Una herida que se mantiene abierta por varios días es un pase directo para las bacterias a la sangre y su alimento favorito: la glucosa.

Estos eventos conllevan a una “muerte” prematura de los tejidos del pie, lo que se convierte en un foco de infección para todo el cuerpo y la única solución es separarlos…

Así que la mayoría de las amputaciones pueden prevenirse si se actúa correctamente y con prontitud.

Muchos pacientes experimentan una sensación fantasma posterior a una amputación, es decir, perciben que el miembro aún está en su sitio, incluso sienten como si flotara.

Como es de esperarse, también hay dolor posoperatorio. Es importante distinguir entre dos tipos de dolor que se presentan después de una amputación. El primero es el dolor del miembro residual (muñón), mientras que el otro aparece en el segmento amputado o miembro fantasma.

 El dolor del “Miembro Fantasma” se ha descrito como presión intensa, punzadas por agujas, ardor, sensación de corriente eléctrica o de trituración.

La causa continúa siendo objeto de estudio, pero los pocos resultados obtenidos han sugerido que es una consecuencia de la repentina interrupción de los nervios, que los deja con daño permanente y se manifiesta con las sensaciones erróneas que envían al cerebro.

Incluso puede volverse dolor crónico.

La terapia se basa en medicamentos para dolor neuropático y ha funcionado sólo en algunos casos. Otro hallazgo importante es la disminución significativa del dolor fantasma cuando días previos a la cirugía se inyectan potentes analgésicos directamente en el nervio principal que será segmentado.

Sin embargo, controlar el dolor en estos pacientes no les devuelve la recuperación al 100%. Quedan otros aspectos de su vida dañados quizá irreparablemente.

Como puedes darte cuenta, por este tipo de situación y muchas otras más el mejor camino inicia con la prevención.

Comenta esta nota

Palabras clave: