fbpx

Los ejercicios de Kegel, están diseñados para fortalecer los músculos que se encuentran en el piso de la pelvis, lo cual aportará una mejoría en cuanto a problemas de incontinencia, disfunción eréctil, eyaculación precoz y una mejor calidad en su vida sexual.

Solo tiene que apretar los músculos del suelo de la pelvis, la parte de su cuerpo que incluye la cadera es el área pélvica, en la parte inferior de la pelvis hay varias capas de músculo que se extienden entre sus piernas; estos músculos están sujetos a las partes delanteras, traseras y a los lados del hueso ilíaco.


Ahora que sabes cómo está compuesta la anatomía de la pelvis, pasemos a explicar cómo hacer ejercicios con los músculos de la pelvis.


Para poder realizar los ejercicios de manera correcta, lo primero es identificar los músculos que serán ejercitados. Prueba una de las siguientes formas para encontrar los correctos para ejercitar.

  1. Para hombres y mujeres: imagina que estás intentando contener gases, aprieta los músculos que usarías. Si sientes un tirón, estás apretando los músculos correctos para los ejercicios pélvicos.
  • Para mujeres: imagina que estás sentada sobre una canica y deseas recogerla con la vagina o que succionas la canica hacia adentro de la vagina.
  • Igualmente, si eres mujer, acuéstate e introduce un dedo en tu vagina, aprieta como si estuvieras intentando aguantar la orina. Si sientes que la piel alrededor de su dedo está ajustada, te encuentras apretando los músculos correctos de la pelvis.
  • Si eres hombre, cuando estés orinando, detén el chorro de la orina e identifica los músculos que se contraen al hacerlo.
  • A muchas personas les cuesta trabajo encontrar los músculos correctos, tu médico, enfermera o terapeuta pueden determinar si estás haciendo los ejercicios correctamente.

Precaución: no aprietes otros músculos al mismo tiempo, ten cuidado de no tensar el estómago, las piernas u otros músculos. Apretar los músculos equivocados puede añadir presión a los músculos que controlan la vejiga, aprieta solo el músculo de la pelvis y no aguantes la respiración.

  1. Busca un sitio tranquilo donde puedas practicar y recostarte en el piso para realizarlos.
  • Contrae los músculos de la pelvis y mantenlos así mientras cuenta hasta 3; luego relájalos mientras cuentas hasta 3.
  • Haz de 10 a 15 repeticiones en cada sesión.
  • Realiza los ejercicios pélvicos por lo menos 3 veces al día.
  • Todos los días, usa tres posiciones: acostado, sentado y parado. Puedes hacer los ejercicios acostado en el piso, sentado frente a un escritorio o parado. Si usa las 3 posiciones, los músculos se volverán más fuertes.

Con paciencia todo se puede lograr, posiblemente no percibas cambios de manera automática, pero con constancia, los resultados serán los esperados.


¡Cuida tu salud!

Comenta esta nota

Palabras clave: