fbpx

Un marcapasos es un dispositivo de tamaño pequeño que se constituye por un generador y uno, o tres electrodos; se coloca debajo de la piel en el pecho para ayudar a controlar la actividad eléctrica del corazón.

Las personas pueden necesitar un marcapasos por diferentes razones, especialmente debido a una arritmia, en la que la actividad normal del corazón se ve afectada y los estímulos eléctricos que produce normalmente ya no son suficientes para mantener una frecuencia cardíaca normal (60 a 99 latidos por minuto) y se necesita de ayuda externa.


Como se menciona con anterioridad, el marcapasos consta de dos partes:


– Generador de impulsos eléctricos: Este pequeño dispositivo metálico contiene una batería y un circuito eléctrico que regula la frecuencia de impulsos eléctricos enviados al corazón.

– Electrodos: De uno a tres cables aislados flexibles, se colocan dentro del corazón y envían los impulsos eléctricos que se ajustan a la frecuencia cardíaca.


Los marcapasos supervisan el latido del corazón y, si es demasiado lento, acelerarán la frecuencia cardíaca al enviar señales eléctricas al corazón. Además, la mayor parte de los marcapasos tiene sensores que detectan el movimiento corporal o la frecuencia respiratoria, lo que indica al marcapasos aumentar la frecuencia cardíaca durante el ejercicio para responder a la mayor demanda de sangre y oxígeno del cuerpo.


El uso de marcapasos no significa estar sentenciado a una vida diferente, al contrario, es una amplia mejoría en la realización de actividades que, por el problema de arritmias, ya no se podían llevar a cabo. No le tengas miedo al marcapasos, realmente puede cambar tu vida al 100%.


¡Cuida tu salud!

Comenta esta nota

Palabras clave: