Enfermedad del ParkinsonNeurología y Sistema Nervioso

¿Los dispositivos que ayudan a tratar el Parkinson sólo sirven para el temblor?

Parkinson y neuromoduladores

Actualmente la enfermedad de Parkinson es un tema de salud de gran interés. Pero… en realidad, ¿qué es esta enfermedad? ¿puede curarse? Continúa leyendo porque vamos a explicarte…

Las neuronas (“células nerviosas”) tienen esa característica forma de estrella porque es esencial que se comuniquen entre ellas para ejecutar los complejos procesos de movimiento, sensibilidad y mentales de los que se encarga el sistema nervioso. A ese proceso de comunicación entre las neuronas se le llama sinapsis.

Los neurotransmisores y neuromoduladores son “el mensaje” en esta conexión, es decir, cuando una neurona los libera, mediante ellos, las otras neuronas captan la información y todas trabajan en dicha función al mismo tiempo.

El neurotransmisor que más nos interesa en la enfermedad de Parkinson es la dopamina, el cual está involucrado en procesos de aprendizaje, sueño, humor, atención, comportamiento y sobre todo, en el movimiento del cuerpo. Es bien conocido que los chocolates, algunas frutas (plátano, arándanos y sandías), almendras, té verde, lácteos, entre otros comestibles, ayudan a la estimulación de dopamina.

En el caso de la enfermedad de Parkinson, las neuronas que producen dopamina degeneran («mueren») progresivamente.

Los síntomas principales son el temblor en reposo, problemas al caminar y para mantener la postura, lentitud y rigidez en los movimientos corporales, alteraciones sexuales, del sueño, y de las emociones como depresión.

Sin embargo, por las alteraciones en el movimiento corporal incontrolables y continuas, a largo plazo, comienzan los dolores o sensación de cosquilleo principalmente en brazos y manos, espalda “alta” y cuello. Como se trata de una enfermedad del sistema nervioso, es común que aparezcan muy frecuentemente dolores moderados o intensos en los nervios (dolor radicular o neuropático).

Si bien, es conocido que la enfermedad de Parkinson no tiene un tratamiento que la erradique en su totalidad, ya que aun no contamos con la posibilidad de “regenerar o crear” nuevas neuronas, pero existen dispositivos que actúan como neuromoduladores y disminuyen las principales molestias de la enfermedad que afectan de manera importante la vida cotidiana de quien la padece.

Mediante estos neuromoduladores artificiales se modifica la capacidad de «reacción” de las neuronas a ciertos neurotransmisores como la dopamina, revirtiendo lenta y parcialmente el dolor y temblor presentes en la enfermedad de Parkinson.

La ventaja de estos dispositivos es que permiten al afectado despejarse poco a poco de las molestias y concentrarse mejor en las actividades de su agrado, incluso recuperar aquellas que habían abandonado por la enfermedad.

En la actualidad, sigue siendo un reto para la ciencia un tratamiento definitivo y efectivo para ciertas enfermedades, sobre todo neurodegenerativas, sin embargo, en conjunto con la tecnología nos ofrecen una alternativa innovadora que ha mejorado la calidad de vida de la mayoría de las personas que padecen enfermedad de Parkinson.

Comenta esta nota

Palabras clave: