Infarto CerebralSistema Circulatorio

Evento Vascular Cerebral: Diagnóstico

 Las personas tratadas dentro de las primeras 3 horas de un ictus son menos propensas a morir o terminar con una discapacidad importante que aquellos tratados después de 3 horas, aunque algunos todavía podrían beneficiarse si son tratados en las primeras 6 horas.

Debido al poco tiempo que se tiene para ofrecer el tratamiento de un evento isquémico agudo, es de vital importancia la evaluación y el diagnóstico tempranos en el departamento de urgencias. Un paciente que sea candidato a intervención debe tener una evaluación física en los primeros 10 minutos desde su llegada a Urgencias, los miembros del equipo especializado deben ser notificados en los primeros 15 minutos desde la llegada del paciente, la tomografía debe ser realizada en los primeros 25 minutos e interpretada en los primeros 45 minutos y, si está indicado, el paciente debe recibir trombólisis en los primeros 60 minutos desde su llegada. Por último, el paciente debe ser transferido a un área apropiada para su cuidado en las primeras 3 horas desde su llegada.

La evaluación inicial de un paciente de este tipo es similar a la de otros pacientes críticos: la estabilización inmediata de la vía aérea, la respiración y la circulación, (ABC) esto seguido rápidamente de una evaluación de déficit neurológicos y posibles comorbilidades.

Los signos y síntomas más comunes del E.V.C son:

  • Afección motora y sensitiva – Falta o dificultad de movimiento
  • Disfasia o afasia – Dificultad o incapacidad para hablar o comunciarse
  • Alteraciones visuales – Problemas para ver o para distinguir imagenes
  • Diplopia – Ver doble
  • Vértigo – Pérdida del equilibrio
  • Ataxia – Marcha alterada o dificultad para sostenerse de pie
  • Hemiopsia – Pérdida de la visión en la mitad de un campo
  • Cuadrantopsia – Pérdida de la visión en un campo
  • Perdida súbita del estado de alerta – Pérdida de la conciencia.

La escala NIHSS y la Escala Neurológica Canadiense, se pueden utilizar rápidamente, han demostrado utilidad, y pueden ser aplicadas por un amplio espectro de proveedores de salud. El uso de una escala de evaluación estandarizada, ayuda a cuantificar el grado de déficit neurológicos, facilita la comunicación, ayuda a identificar la localización del vaso ocluido, provee un pronóstico temprano, ayuda a seleccionar pacientes para intervenciones y ayuda a identificar el potencial de complicaciones.

En una revisión sistemática que incluyó 15 ensayos clínicos en donde se realizó TAC en las primeras 6 horas del inicio de los síntomas de EVC isquémico, la prevalencia de signos tomográficos tempranos de infarto cerebral fue de 61% (DE +/- 21%). La TAC tiene una alta especificidad (1.00, IC 95% 0.94-1.00) pero una baja sensibilidad (0.39, IC 95% 0.16-0-69) y la RM tiene una alta sensibilidad (0.99, IC 95% 0.23-1.00) y especificidad (0.92, IC 95% 0.83-0.97).

Comenta esta nota

Palabras clave: