fbpx
Infarto CerebralSistema Circulatorio

Enfermedad Cerebro-vascular (generalidades)

La enfermedad cerebrovascular (ACV) es un conjunto de patologías de la circulación cerebral las cuales ocasionan síntomas según el territorio vascular comprometido.

Existen factores que predisponen al desarrollo de ésta los cuales han sido en su mayoría ampliamente estudiados, otros que se han encontrado en forma reciente empiezan a ser motivo de estudio. Algunos muestran información no concluyente o incierta. El conocimiento de estos factores ha permitido entender a la ACV como una entidad de características hetererogéneas, que requiere una intervención multifactorial para su adecuada prevención.

Los factores de riesgo pueden ser clasificados como no modificables, modificables y nuevos factores de riesgo (Tabla 1). Estos provocan alteraciones en el endotelio, ocasionando disfunción endotelial. El endotelio vascular participa en la regulación del tono vascular, el aporte de nutrientes, la remoción de detritus, la inflamación, la trombosis y la coagulación. El endotelio regula la producción de mediadores paracrinos y autocrinos, incluyendo, el óxido nítrico (ON), las prostaglandinas, los factores de hiperpolarización derivados del endotelio, la endotelina y la angiotensina II, que aportan un balance entre la vasodilatación y la vasoconstricción, la trombosis y la anticoagulación, y la modulación de la inflamación.

No modificables Modificables Nuevos
Edad Hipertensión arterial Ateromatosis arco aórtico
Sexo Diabetes Aneurisma del septo interauricular
Raza Tabaquismo Foramen oval permeable
Herencia Obesidad – sobrepeso Bandas auriculares
Dislipidemia Flujo lento en cavidades cardíacas Migraña
  Síndrome metabólico  
  Arritmias cardíacas  
  Enfermedad coronaria  
  Anticonceptivos orales  
  Drogas psicoactivas  

 

En el estudio INDANA se demostró que al disminuir las cifras de presión arterial diastólica (PAD) en 5-6 mmHg se lograba una disminución en el riesgo de sufrir un primer ACV entre 35-40 por ciento y con la disminución de 5-6 mmHg en la presión arterial sistólica y de 10-12 mmHg en la presión arterial sistólica en pacientes con ataque isquémico transitorio (AIT) o con ACV previo se lograba disminuir el riego anual de sufrir un ACV de 7 a 4.8 por ciento. Los estudios recientes de control de la hipertensión arterial con algunos inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) y con los bloqueadores del receptor A2 de angiotensina (ARA-2) han mostrado que su uso en el tratamiento de pacientes hipertensos (y aun en normotensos) logra disminuir el riesgo de ACV entre el 25 y el 43 por ciento en los diferentes estudios

El ACV es una enfermedad multifactorial, cuya estrategia de prevención debe implementarse en forma multiterapéutica. En los próximos años se dispondrá de mayor información obtenida por meros estudios epidemiológicos, registros de ACV, y estudios de intervención terapéutica, mediante de los cuales se dará respuesta a muchos interrogantes relacionados con su multifactoriedad.

Comenta esta nota

Palabras clave: