Cuidado de la Salud

¿Para qué sirve la vitamina C?

Funciones de la vitamina C

La vitamina C (también conocida como ácido ascórbico o ácido deshidrascórbico) es esencial para el organismo. Una de sus funciones principales es ayudar en las reacciones de oxidación celular, por lo que también se le llama antioxidante. También favorece la formación de colágeno y la cicatrización, interviene en la conversión de ácido fólico y absorción de hierro a nivel intestinal y participa en alguna funciones neurológicas.

Está demostrado que beneficia al sistema inmunológico, sin embargo no se ha comprobado su papel contra la prevención del resfriado común.

La vitamina C no es producida por el organismo, por lo que necesitamos consumirla constantemente en bajas cantidades; la ingesta recomendada para niños es de 20-60 mg por día, y para adultos de 80-100 mg por día, pero se recomienda el aumento en mujeres embarazadas o que están lactando, ya que favorece la conversión de ácido fólico.

Tampoco es almacenada, ya que el exceso se elimina por la orina, así que los casos de hipervitaminosis son infrecuentes. Sin embargo, sí puede aparecer una enfermedad por deficiencia de vitamina C llamada escorbuto, que se presenta principalmente en casos de desnutrición grave.

Los principales fuentes de vitamina C son los cítricos (naranja, limón, lima, toronja), fresas, grosellas, kiwi, manzana y melón. También la contienen algunas verduras y hojas verdes como tomate, pimiento, col, nabo, rábano, papas, perejil, brócoli y espárragos.

Como última recomendación: evita que las frutas y verduras que la contienen estén expuestas a la luz solar, ya que ésta destruye en su totalidad la vitamina C.

Comenta esta nota

Palabras clave: