Cáncer gástrico y gastritis

La gastritis es una enfermedad inflamatoria aguda o crónica de la capa interna del estómago, la cual está en contacto directo con el contenido alimenticio y por supuesto, con el ácido digestivo.

Los síntomas generales de gastritis aguda y crónica son ardor en la “boca del estómago”, sensación de acidez o saciedad (pesadez) después de consumir ciertos alimentos o bebidas, en algunos casos reflujo gastroesofágico (sentir que “algo caliente” asciende por el esófago), náuseas antes o después de comer, o incluso vómito.

La causa de gastritis es variable y de ella también depende la duración.

La ingestión de alimentos muy condimentados, irritantes o con exceso de grasa, el alcohol, las bebidas gaseosas, o incluso medicamentos para el dolor, pueden ocasionar daño agudo a la pared gástrica. Sin embargo, el factor más importante es una bacteria llamada Helicobacter pylori, y es la causa número uno de gastritis crónica, por lo que nos enfocaremos a ella.

Probablemente, la infección se contrae por vía fecal-oral, sin embargo, se requieren más investigaciones para afirmarlo en su totalidad.

Una vez dentro del estómago, la bacteria tiene la capacidad para adaptarse, reproducirse, y sobre todo, de evitar la respuesta de defensa del organismo para finalmente lesionar a nivel celular la capa interna del estómago. Esto condiciona gastritis, úlceras gástricas o en la primera porción del intestino (úlcera duodenal).

Sin embargo, si no se detecta oportunamente, la bacteria Helicobacter pylori ocasiona lesionas más profundas y por consiguiente, cambios importantes en la pared gástrica que pueden derivar en cáncer.

Además de correlacionar con los síntomas del paciente, la mejor forma de diagnóstico para gastritis por Helicobacter pylori y de prevención de cáncer gástrico es realizar endoscopia, ya que esta técnica además de explorar en tiempo real, permite tomar una biopsia (porción del tejido) y analizarlo microscópicamente para confirmar la presencia de la bacteria y los daños característicos que ocasiona.

El tratamiento es muy sencillo y se basa en antibióticos para erradicarla, medicamentos para los síntomas generales y principalmente en un cambio de hábitos alimenticios.

Hasta el día de hoy, sólo se asocia con cáncer de estómago a la gastritis por H. pylori, sin embargo, también debemos preocuparnos cuando la gastritis aparece por otra causa, por lo que recomendamos ampliamente acudir con tu médico ante la presencia de cualquier síntoma.

¿Quieres saber más sobre los métodos de diagnóstico para gastritis por H. pylory y otras enfermedades del esófago y estómago? 

¡Contáctanos!

Nombre (requerido)

Edad

Email (requerido)

Teléfono

¿De dónde nos escribes?

¡Cuéntanos más sobre tu padecimiento para que podamos ayudarte!

Comenta esta nota

Palabras clave: