tumores benignos, pólipos intestinales, cáncer de colon, gastroenterología, enfermedades gastrointestinales, enfermedades del intestino grueso, enfermedades del colon, sangre en heces, dolor abdominal, colonoscopia, endoscopia, cáncer, prevención del cáncer, tratamiento, cuidado de la salud, riesgos, síntomas de cáncer, diagnóstico de cáncer, Popi

¿Sabías que el cáncer de colon es muy común en todo el mundo? En México ocupa el 4to lugar en frecuencia entre todos los tipos de cáncer. Además, es un cáncer muy mortal pues se diagnostica en etapas muy avanzadas, esto se debe en gran medida a que la mayoría de las veces no provoca síntomas y esto retrasa el diagnóstico. En esta nota te contamos de una prueba muy sencilla que puede detectar a tiempo la enfermedad. 

La prueba FIT (por sus siglas en inglés: fecal immunochemical test), también conocida como prueba de sangre oculta en heces, es un método muy sencillo para poder detectar el cáncer de colon a tiempo. Para entender un poco más del funcionamiento de esta prueba, te explicamos cómo es que el cáncer de colon se manifiesta en el organismo. 

En la población general, sobretodo mayores de 50 años, es común que en el interior del intestino grueso (colon) se desarrollen unas pequeñas tumoraciones que se les conoce con el nombre de pólipos. Éstos, al ser un tejido vivo, tienen su propio sistema de arterias y venas para nutrirse; pero son frágiles y se pueden ver lesionados con el paso de las heces fecales y dejando en ellas restos de sangre, los cuales no son fácilmente perceptibles al ojo humano.

La prueba FIT tiene como objetivo principal detectar estos restos de sangre escondidos en las heces fecales. La manera en que lo hace es por medio del estudio de una muestra de materia fecal y encuentra la presencia de una proteína específica que se encuentra en la sangre, llamada hemoglobia. Es por esto que es una prueba muy confiable y se utiliza actualmante como examen inicial para personas que no presentan ningún síntoma pero sí pudieran tener la enfermedad. 

Otra ventaja de la prueba es la comodidad, pues no se tiene que introducir ningún objeto al cuerpo. Para la realización de la prueba, basta con una simple muesta de materia fecal que la persona coloca en un recipiente y se manda a un laboratorio para su estudio. De esta manera, no se realiza ningún procedimiento invasivo en el paciente. 

Si la enfermedad se detectara a tiempo, el tratamiento se puede empezar lo más pronto posible aumentando así las posibilidades de curación.  Es por esto que es muy importante la realización de esta prueba a pesar de que no se presente ningún síntoma que sugiera enfermedad del intestino grueso.

Si conoces a alguien que tenga 50 años o más, cuéntale de la prueba FIT para que se la realice. 

¡Difunde esta información con tus conocidos y promovamos la cultura de prevención del cáncer de colon!

Comenta esta nota

Palabras clave: