fbpx

La Hiperplasia Prostática Benigna es una de las afecciones masculinas más comunes, y en «Pacientes Como Yo» te explicamos de qué va

Definición

La hiperplasia prostática benigna (HPB), también llamada «agrandamiento de la glándula prostática», es un agrandamiento no canceroso de la glándula prostática, cuya prevalencia aumenta progresivamente con la edad. De hecho, menos del 10% de los hombres de 30 años de edad tiene agrandamiento de la próstata.

A los 40 años, el hombre experimenta un segundo agrandamiento. La mitad de los hombres tiene un agrandamiento de próstata a los 60 años de edad, y a los 85, el 90% tiene un agrandamiento de dicha glándula.

La próstata es una glándula pequeña del tamaño de una nuez que se sitúa debajo de la vejiga, delante del recto y forma parte del tracto reproductivo masculino, ya que produce un líquido que combina con el esperma para formar el semen.

A medida que la glándula aumenta, obstruye con el flujo de orina en la uretra. Esto incrementa la función de la vejiga para eliminar la orina. Con el tiempo el problema se agrava y con frecuencia la vejiga no llega a vaciar toda la orina.

Causas de la Hiperplasia Prostática Benigna

No se conoce la causa real del agrandamiento de la próstata. Los factores ligados al envejecimiento y a los cambios en las células de los testículos pueden intervenir en el crecimiento de la glándula, al igual que los niveles de testosterona. Los hombres a quienes se les extirpan los testículos a edad temprana, por ejemplo, como resultado de un cáncer testicular, no presentan Hiperplasia Prostática Benigna. De modo similar, si los testículos se extirpan después de que el hombre presente HPB, la próstata comienza a disminuir de tamaño.

Síntomas

Los síntomas de la Hiperplasia Prostática Benigna pueden ser leves debido a que el músculo de la vejiga es capaz de compensar la presión del agrandamiento de la próstata sobre la uretra. La presión de la próstata en la uretra produce una corriente interrumpida o débil de orina. Otros síntomas incluyen:

  • Dificultad para empezar a orinar.
  • Permanencia de la dificultad tras haber orinado.
  • Sensación de no haber vaciado la vejiga por completo.

La gravedad de estos síntomas sucede cuando la orina que se encuentra en la vejiga produce irritación. Estos síntomas incluyen:

  • Micción dolorosa.
  • Necesidad de vaciar la vejiga constantemente, especialmente por la noche.
  • Sensación de urgencia que acompaña a la necesidad de orinar.
  • Pérdida del control de la vejiga, mejor conocido como incontinencia.

Las complicaciones severas pueden ocurrir si la vejiga no se vacía por completo. La orina que permanece en la vejiga puede producir crecimiento bacteriano, y causar infecciones en el tracto urinario. Además, los cálculos urinarios se pueden formar en el revestimiento de la vejiga debido a una acumulación de restos y productos químicos.

Los vasos sanguíneos rotos pueden producir sangre en la orina, a menudo debido a venas desgarradas o ampliadas en la superficie interna de la próstata. La sangre en la orina también se puede producir por el estiramiento de la pared de la vejiga. Si no se trata, la orina retenida en la vejiga puede ascender hasta a los riñones, lo que puede producir lesiones e insuficiencia renal.

Posibles soluciones

Actualmente no es necesario vivir con la Hiperplasia Prostática Benigna. Empiece a explorar sus opciones de tratamiento de mano de su doctor de cabecera. Uno de los tratamientos actuales es la Greenlight Therapy. Esta opción de tratamiento proporciona un rápido alivio de los síntomas causados por la HPB. En la mayoría de los casos, la terapia láser GreenLight™, también ofrece una estadía hospitalaria más corta, menos tiempo de cateterización, menos hemorragia y una recuperación más rápida que las opciones quirúrgicas tradicionales. Conoce todas tus opciones chateando con nosotros en el WhatsApp de «Pacientes Como Yo«.

Comenta esta nota

Palabras clave: