Enfermedades GastrointestinalesSistema Digestivo y Respiratorio

Indicaciones para Endoscopía Digestiva Alta

0012

 

Una enfermedad gastrointestinal es aquella que afecta al tubo digestivo provocando procesos inflamatorios en alguna de sus partes que puede ser desde la boca hasta la parte final del intestino grueso, es decir el recto. El diagnóstico de una enfermedad gastrointestinal es llevado a cabo por un especialista, por lo regular el gastroenterólogo. El especialista llevará a cabo una historia clínica para identificar los síntomas y definir un diagnóstico.

El médico especialista obtendrá una historia médica completa y detallada en la que aparezcan los antecedentes familiares, los hábitos de vida como pueden ser los alimenticios, actividad física, tabaquismo y uso de medicamentos. De igual manera se revisan a detalle los síntomas que se han experimentado. Se debe realizar un examen físico que por lo regular va acompañado de algunos exámenes de laboratorio, exámenes de imagen o algún procedimiento endoscópico, siendo este último el estudio de elección para un mejor diagnóstico.

Como primer punto se debe identificar la zona de los síntomas con el fin de determinar el tipo evaluaciones. Puede ser en la zona digestiva alta o en la zona digestiva baja o inferior.

Uno de los principales padecimientos en la zona digestiva alta es la úlcera péptica (UP), la cual es una enfermedad caracterizada por la formación de una llaga o una lesión que aparece en la mucosa que recubre estómago, esófago y/o el duodeno. Se puede atribuir a diversos factores que provocan un desequilibrio entre los elementos defensivos y agresivos de la mucosa gástrica. La localización más frecuente de la úlcera péptica es en el duodeno y el estómago, sin embargo también aparece en el esófago.

El diagnóstico de una úlcera péptica lo realiza el especialista mediante una endoscopia, siendo el estudio de primera elección.

La endoscopia se lleva a cabo mediante la introducción de un tubo flexible que tiene una cámara y luz. El endoscopio se introduce por la garganta en búsqueda de heridas revisando el revestimiento del esófago, estómago y la primera parte del intestino delgado llamado duodeno. El endoscopio le permite al médico ver dentro de este área del cuerpo, así como introducir instrumentos a través del endoscopio para tomar muestras de tejido y realizar una biopsia en caso de ser necesario.

La endoscopia digestiva alta está indicada además de las úlceras, cuando el médico requiere conocer la existencia de alguna enfermedad en el esófago, estómago o duodeno derivado de ciertos síntomas como pueden ser, dificultad al tragar, ardores o dolor de estómago. Además de ver las lesiones, permite tomar biopsias y en ocasiones permite la aplicación de tratamientos como dilatar zonas estrechas, detener alguna hemorragia o introducir algún medicamento.

Por lo tanto, la endoscopia es un procedimiento no solo de diagnóstico, sino también cumple una misión de pronóstico mediante la biopsia y una misión de tratamiento.

En caso de no poder realizar una endoscopia, las radiografías con contraste pueden ser útiles, aunque tienen menor exactitud que una endoscopia.

El médico realizará exámenes para H. pylori que es una bacteria que infecta el epitelio gástrico humano. Muchas úlceras y algunos tipos de gastritis se deben a infecciones por esta bacteria.

El médico también puede ordenar un examen de hemoglobina para verificar si hay anemia.

 

 

Indicaciones

  • Dispepsia no complicada: Malestar o dolor abdominal persistente o recurrente centrado en la parte superior del abdomen.
  • Síntomas frecuentes (>= 2/semanas) sugestivos de enfermedad por reflujo gastroesofágico o historia de reflujo asociada a enfermedad de la mucosa del esófago, sin síntomas de alarma y sin esófago de Barrett (Es un trastorno por el cual el revestimiento del esófago presenta daño a causa del ácido gástrico y se vuelve similar al del estómago).
  • Esófago de Barrett conocido, sin síntomas de alarma.
  • Dolor de pecho atípico.
  • Síntomas de alarma: hemorragia gastrointestinal alta reciente, disfagia esofágica, pérdida de peso inexplicada, anemia por déficit de hierro.
  • Factores de riesgo y condiciones pre malignas del tracto gastrointestinal superior: anemia perniciosa, gastritis, pólipos gástricos.
  • Evaluar cicatrización de úlcera gástrica.
  • Sospecha de lesión maligna en series gastrointestinal superior.

 

 

FUENTES Y REFERENCIAS CONSULTADAS:
McAninch JW, Lue TF. Smith y Tanagho Urología general. McGraw Hill, Lange medical book. 18ª edición
Lo que usted debe saber sobre las piedras en los riñones. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse 2013. http://www.niddk.nih.gov/health-information/health-topics/kidney-disease/Pages/default.aspx
Riel Cabrera R. Piedras en el riñon. Hoja de información para pacientes.  www.3clics.cat (diciembre 2008).

Comenta esta nota

Palabras clave: