dolor crónico, depresión mayor, algología, neurología, cuidado de la salud, tratamiento para el dolor crónico, nuevos tratamientos, neuromodulación, neuroestimulación, dolor lumbar, neuropatías, neuropatía diabética, diabetes, dolor del miembro fantasma, causas de dolor, depresión, depresión mayor, trastorno emocional

¿Imaginas padecer un dolor que está presente todo el tiempo y que los analgésicos no lo pueden contrarrestar? Ahora imagina que este dolor dura por más de un año, de cinco años, es inevitable que esta sensación repercuta en la calidad de vida y en el estado de ánimo.

A este tipo de dolor, se le conoce como dolor crónico, el cual puede tener muchas causas o incluso hay veces en los que no se puede determinar la etiología de éste. En la última década, investigadores de todo el mundo han estudiado la relación que puede existir entre el dolor crónico y los cambios en el estado de ánimo, principalmente en población anciana, ya que son los más propensos a sufrir estos padecimientos.

En las personas mayores a 60 años, muchos de los síntomas mentales se manifiestan de forma distinta que en la población adulta. En ejemplo muy característico es la depresión, pues en adultos jóvenes se manifiesta con tristeza, desmotivación, disminución del interés en las actividades cotidianas, insomnio, entre otras; mientras que en el adulto mayor se manifiesta con irritabilidad, fatiga, falta de apetito, indiferencia ante situaciones que antes disfrutaba, menos socialización. 

Esto es importante ya que la relación más fuerte que se ha demostrado con el dolor crónico es la depresión. Se ha documentado que más de un tercio de los pacientes que tienen dolor musculoesquelético crónico tienen también diagnóstico de depresión mayor en comparación con pacientes que no tienen dicho dolor. Es por esto que los adultos mayores además de presentar los síntomas característicos del dolor crónico, están también fatigados, irritables, ansiosos y con depresión.

La importancia de poder detectar estos datos a tiempo es que si se refieren a estos pacientes a tiempo con un especialista les pueden brindar un tratamiento adecuado para minimizar estos síntomas. Además, se les pueden ofrecer terapias conductuales y cognitivas para ayudarles en el proceso de la enfermedad.

Ahora puedes difundir esta información de interés a cualquier conocido que se encuentre en esta situación para que pueda encontrar una solución a tiempo.

¡Prevención es salud!

Comenta esta nota

Palabras clave: