fbpx
UncategorizedUrología y Ginecología

Miomas uterinos un problema con solución

Los miomas uterinos son los tumores no cancerosos más comunes que llegan a padecer las mujeres, se estima que el 60% de los casos se dan durante la edad reproductiva y aproximadamente el 80% los desarrollará a lo largo de su vida.

Las causas por las cuales se desarrollan y crecen no son del todo conocidas, sin embargo, existen factores que se han comprobado como inductores del crecimiento:

  • Las hormonas sexuales
  • El estrógeno y la progesterona

Los factores de influencia más conocidos son la menopausia, la etnia, la obesidad, el uso de anticonceptivos orales antes de los 16 años y el no haber estado embarazada.

La mayoría de las mujeres con miomas uterinos no presentan síntomas o los desarrollan gradualmente con el tiempo.

Cuando los pacientes presentan síntomas, el número, tamaño y / o ubicación de los miomas son determinantes críticos de sus manifestaciones clínicas.

Los síntomas más comunes incluyen sangrado menstrual abundante, calambres menstruales severos, dolor fuera del periodo menstrual, problemas urinarios, como orinar frecuentemente y dificultad para vaciar la vejiga, fatiga y estreñimiento.

El tratamiento de los síntomas como dolor y el sangrado, incluyen el uso de fármacos que disminuyen los niveles de estrógeno, los fibromas se encogen y la pérdida de sangre, al igual que la anemia se pueden corregir, pero la duración del tratamiento está limitada por los efectos secundarios de los síntomas menopáusicos y se debilitan los huesos (Sohn et al., 2018).

¿Cuáles son los tratamientos para miomas uterinos?

La histerectomía se consideró la única solución curativa para los miomas; sin embargo, ahora existen varias opciones que requieren mínima invasión para el tratamiento de los miomas uterinos. Estos tratamientos preservan la fertilidad y tienen muy buenos resultados. Entre estos tratamientos tenemos:

A) Embolización de miomas uterinos

Este tratamiento es llevado a cabo por un radiólogo intervencionista. Se introduce y manipula un catéter a través de la arteria femoral. Luego se inyecta un agente que bloquea y cortar el suministro de sangre esencial de los miomas, esto ocasiona que se encojan.

Los resultados más comunes de este procedimiento son la reducción del tamaño entre un 42% a un 83%, el alivio de los síntomas como son disminución del sangrado intenso en un 83% a 92% de los pacientes y disminución del dolor en 77% a 79% de los pacientes.(Raikhlin, Baerlocher, & Asch, 2007).

La embolización de miomas uterinos es un procedimiento de mínima invasión, lo que permite a las pacientes ser dadas de alta en máximo 3 días

B) Cirugía de ultrasonido focalizada guiada por resonancia magnética de alta frecuencia.

Es una terapia mínimamente invasiva capaz de producir necrosis por coagulación térmica en una ubicación precisa en el útero. Se utiliza principalmente para disminuir el volumen de los miomas y para reducir los síntomas (Peregrino, de Lorenzo Messina, Dos Santos Simoes, Soares-Junior, & Baracat, 2017).

C) Histerectomía

Es la extirpación del cuerpo uterino con o sin el cuello uterino. La ruta puede ser a través de laparotomía, por vía vaginal, mediante la aplicación de técnicas mínimamente invasivas o una combinación de las dos últimas. Esto reduce el riesgo de cáncer de ovario a casi cero; sin embargo, el déficit de estrógeno resultante puede tener un efecto más perjudicial en la salud de las mujeres.

Se debe tener en cuenta que la histerectomía no está exenta de secuelas a corto y largo plazo: 1 de cada 30 mujeres sufre un evento adverso importante, y la mortalidad puede estar entre 1 de cada 1000 operaciones (Lonnee-Hoffmann & Pinas, 2014).

Otros tratamientos para miomas uterinos

Se tienen tratamientos farmacéuticos como, los moduladores selectivos del receptor de progesterona (SPRM), que han demostrado una eficacia considerable en el tratamiento de miomas. Sus efectos producen la contracción de los miomas, control rápido de sangrado menstrual abundante y corrección de la anemia. Los niveles de estrógeno permanecen alrededor de los niveles normales y como consecuencia los síntomas de la menopausia y no se debilitan los huesos (Williams, 2017).

En resumen

Los fibromas uterinos son altamente en mujeres en edad reproductiva y, a medida que las mujeres continúan retrasando la maternidad, un número creciente de pacientes requerirá opciones de tratamiento para preservar la fertilidad. El tratamiento farmacéutico de los fibromas uterinos puede proporcionar un alivio de los síntomas relacionados con los fibromas uterinos, pero actualmente hay terapias médicas más efectivas, con la mayor evidencia que pueden reducir el volumen de los miomas y la mejora sintomática en el sangrado menstrual. La elección del tratamiento depende de los objetivos de tratamiento personal del paciente, así como de la eficacia y la necesidad de intervenciones repetidas (Sohn et al., 2018).

Comenta esta nota

Palabras clave: