fbpx
Pie Diabético

Mitos sobre la insulina

La insulina ha sido uno de lo más grandes descubrimientos de la medicina moderna, tiene un enorme potencial de funcionamiento en cuanto al control de diabetes y sus complicaciones, pero muchas personas consideran que trae más complicaciones el uso de esta. Aquí se desmienten 5 mitos sobre su uso.

  • NECESITAR INSULINA SIGNIFICA QUE NO HE PODIDOC CONTROLAR MI ENFERMEDAD.

La diabetes tipo 2 es una condición progresiva. A medida que pasa el tiempo, la gente tiende a producir menos insulina o se vuelven más resistentes a su efecto. Como resultado, los tratamientos que ayudan en la etapa temprana (plan de alimentación, medicamentos orales, actividad física) con frecuencia pierden efectividad y es entonces cuando la insulina se convierte en necesaria.

  • LA INSULINA OCASIONA MÁS COMPLICACIONES QUE BENEFICIOS.

La insulina mejora tu control, por lo tanto, puede prevenir complicaciones. El buen control de la glucosa en sangre detiene o previene la presentación de estas. Si agregamos insulina al tratamiento, podemos mejorar el control de tal forma que se presente el menor número posible de complicaciones.

  • UTILIZAR INSULINA SIGNIFICA QUE TU DIABETES HA EMPEORADO.

La diabetes aumenta el riesgo que tenemos de presentar condiciones cardíacas, ataques al corazón, algunos tipos de cáncer y otros padecimientos. Puedes reducir la posibilidad de estos riesgos al mantener tu diabetes bajo muy buen control con un plan de alimentación y actividad física, medicamentos orales, insulina o una combinación de todos estos.

  • LA INSULINA PUEDE ALTERAR MI DÍA A DÍA.

Acéptalo. La insulina puede ofrecerte más libertad en situaciones especiales (dependiendo del tipo de insulina y horarios de aplicación que tu médico elija). Algunas personas con diabetes tipo 2 pueden controlar su diabetes con una sola aplicación de insulina al día.

  • UNA VEZ QUE INICIE CON INSULINA NO PODRÉ DESHACERME DE ELLA.

Para algunas personas con diabetes tipo 2, la insulina es un tratamiento temporal, por ejemplo, pueden necesitarla únicamente cuando son diagnosticados o cuando están en el hospital. La insulina baja los niveles muy altos de glucosa en sangre. Una vez que los niveles de glucosa en sangre de una persona están bajo control, es posible reducir la dosis o incluso quitar la insulina del tratamiento.

¡Cuida tu salud!

Comenta esta nota

Palabras clave: