fbpx
COVID-19

Obesidad y Covid-19: cómo se relacionan

Conoce cómo la obesidad afecta a pacientes con Covid-19

La pandemia por Covid-19 ya afectó a casi todo el planeta, pero para las personas con obesidad, representa un riesgo aún mayor.

De acuerdo con un reciente informe hecho por el Intensive Care National Audit & Research Centre de Reino Unido, se reveló que casi dos tercios de las personas que tienen complicaciones graves a raíz de COVID-19 padecen obesidad.

Una investigación publicada por el Hospital Infantil de México indica que las personas que tienen obesidad presentan frecuentes alteraciones en su sistema inmune, por lo que se ve constantemente comprometido a proteger y reparar el daño en las células causado por la inflamación.

De ellos, al menos 63% está en cuidados intensivos, debido a las complicaciones que desarrollaron por sobrepeso, obesidad u obesidad mórbida.

Un estudio en Francia, determinó que de 124 pacientes en cuidados intensivos la necesidad de ventilación aumentó en función de su peso, y el 47% de esos pacientes eran obesos o muy obesos.

Cabe destacar que 7 de cada 10 mexicanos tienen obesidad, y que 230,000 mexicanos aproximadamente mueren cada año por problemas de salud asociados con el exceso de grasa.

Qué sucede con la obesidad

La obesidad es considerada una enfermedad crónica. Una acumulación anormal o excesiva de grasa. No es una enfermedad de estilo de vida; lo que quiere decir que no es causada solamente por los hábitos del paciente.

No es solo un problema estético, sino uno médico que aumenta el riesgo de enfermedades y problemas de salud, como enfermedad cardíaca, diabetes, presión arterial alta y ciertos tipos de cáncer.

Es una enfermedad multifactorial que puede causarla tanto factores genéticos, ambientales como nutricionales.

La acumulación de grasa depende de factores genéticos y culturales, por diferencias de dietas alimenticias. La obesidad no es solo el sobrepeso, sino también el efecto adverso que tiene el sobrepeso en la salud de su cuerpo.

La obesidad y Covid-19

Los pacientes con obesidad, al igual que los que tengan diabetes, tienen más riesgo a desarrollar complicaciones y enfermedad severa si llegaran a contraer el virus.

¿Por qué? Aquí juega un papel muy importante el hecho de que la obesidad lleva asociada “una inflamación crónica” originada por el exceso de grasa. Cuando se presenta otra inflamación, el organismo tiene que luchar contra dos frentes.

Además, al infectar al pulmón, el coronavirus se adhiere a la enzima que se encarga del buen funcionamiento de la presión arterial y de fabricar angiotensina, algo fatal porque el cuerpo de los obesos necesita más angiotensina para su bienestar.

Hay otro factor de carácter puramente físico: las células adiposas que rodean el abdomen ejercen una presión similar a la de un corsé sobre la caja torácica, lo que impiden al pulmón moverse con soltura.

La obesidad está detrás de la mayoría de las causas que se han definido de alto riesgo en la crisis del coronavirus: cardiovasculares, respiratorias, hipertensión o diabetes.

Además, las personas con obesidad tienen menos secreción de las citoquinas que protegen de la inflamación y, por el contrario, tienen con un aumento de aquellas proinflamatorias como interleucina-6, que se ha visto que empeora el pronóstico en afectados por coronavirus.

Esa respuesta inflamatoria es la que se convierte en el «enemigo en casa» para el afectado de Covid-19, porque, ante la infección, estos pacientes desarrollan una respuesta inflamatoria e inmune exagerada y disfuncional que les puede conducir al fallo de todos los órganos.

También, es más difícil para el personal instalar ventiladores, realizar exploraciones y trasladar pacientes obesos, además, las personas con obesidad severa tienen niveles de oxígeno más bajos.

Si tienes más dudas sobre COVID-19, escríbenos siguiendo este enlace.

Comenta esta nota

Palabras clave: