TrombosisUrología y Ginecología

Ojo con las pastillas anticonceptivas

Efectos visuales de pastillas anticonceptivas

El método anticonceptivo femenino de elección son las píldoras. Se estima que a nivel mundial, 100 millones de mujeres los utilizan, ya que brindan protección frente al embarazo no planificado de una manera segura y temporal.

Las píldoras anticonceptivas contienen dos hormonas sexuales femeninas de origen sintético, las cuales son muy parecidas a las que el organismo produce: estrógenos y progestina. Su principal efecto es cambiar los niveles de hormonas que se producen naturalmente para evitar la ovulación.

Otro efecto de la progestina es cambiar la consistencia de la mucosidad dentro de la vagina y el cérvix, impidendo así el paso de los espermatozoides.

Sin embargo, estos ajustes en el ciclo menstrual debido a ciertas dosis de hormonas sexuales femeninas, pueden ocasionar efectos adversos, principalmente a nivel ocular.

Se ha encontrado mayor predisposición a enfermedades oculares en mujeres que han usado las píldoras por periodo prolongado, tales como trombosis retiniana, visión doble (diplopía), parálisis de músculos oculares, aumento de sensibilidad a deslumbramiento, alteración en la percepción de colores, ceguera en la mitad del campo visual (hemianopsia), o síndrome de ojo seco.

Incluso, un estudio de la Universidad de California identificó un mayor riesgo de glaucoma como consecuencia del uso de anticonceptivos orales.

Los especialistas aseguran que sólo se trata de una asociación más no de una causa directa de enfermedades en el sistema ocular, sin embargo, es importante tener en consideración algunos factores que pueden triplicar el riesgo como: obesidad, hipertensión, tabaquismo y antecedentes de migraña.

Así que si dentro de tus planes están las píldoras anticonceptivas, te recomendamos acudir con un médico ginecólogo, quien te confirmará si eres candidata o te ofrecerá otro método anticonceptivo adecuado a tu estado de salud.

Si ya estás tomándolas, te recomendamos vigilar la presión arterial y acudir con el médico ante la presencia de cualquier síntoma.

Mujer precavida ¡vale por dos!

Comenta esta nota

Palabras clave: