Cuidado de la SaludDolor CrónicoNeurología y Sistema Nervioso

Las pastillas para el dolor no son el problema, el uso indiscriminado sí

Uso indiscriminado de analgésicos

Con esta nota buscamos hacer consciencia tanto a médicos como a pacientes sobre el uso indiscriminado de medicamentos.

Desafortunadamente en México, muchas personas prefieren ir a la farmacia y preguntar al vendedor qué medicamento recomienda para “quitar el dolor en la espalda”, en vez de acudir con el médico para una consulta de revisión.

Esta mala práctica fomenta la automedicación y todas las consecuencias que conlleva. A decir verdad, las pastillas para el dolor o analgésicos no hacen daño si se toman bajo buena prescripción médica, lo que sí lo hace es el abuso de muchos pacientes y también algunos médicos, lo cual puede agravar la situación.

Se ha descubierto que la primera causa de automedicación o de consumo excesivo de analgésicos por tiempo prolongado  (esto último también por mala recomendación médica) es el dolor agudo, pero pricrónico, que afecta cualquier zona del cuerpo y con intensidad leve, moderada o grave.

El dolor es un síntoma muy inespecífico, que puede ser un aviso de enfermedades importantes,  por lo que en la mayoría de los casos, es muy recomendable encontrar la causa y no querer únicamente calmarlo.

Muchas veces se piensa que hay que usar medicamentos muy potentes para infecciones y dolores leves, pero es incorrecto. La gravedad de las enfermedades puede medirse de forma escalonada, así como los tratamientos.

Ahora, ¿hay forma de mejorar la situación? La respuesta es sí. Lo que necesitamos son centros especializados en el dolor, en el cual médicos capacitados atiendan a la población con este padecimiento, que en muchos casos puede ser incapacitante y afectar el estado emocional.

No vivas con dolor, mejor acude con un médico especialista para encontrar la causa y recibir un tratamiento adecuado.

Comenta esta nota

Palabras clave: