Cuidado de la SaludDiabetes MellitusEndocrinología

El pie diabético no siempre termina en tragedia

Generalidades de pie diabético

Seguramente has escuchado hablar sobre el pie diabético y has tenido dudas parecidas a: ¿qué es? ¿cuál es la causa?, me detectaron diabetes recientemente, ¿entonces oficialmente ya tengo pie diabético?, y sobre todo, ¿puede prevenirse?

Aquí te responderemos algunas dudas y te ayudaremos a elegir el mejor camino…

¿Qué es y qué ocasiona el pie diabético?

Es una complicación de la diabetes y se instaura cuando los niveles de glucosa (azúcar) se mantienen elevados por tiempo prolongado, lo que gradualmente va ocasionando daño en los vasos sanguíneos y en los nervios del pie.

¿Por qué se le llama así únicamente al “pie” y no a la “mano”  o alguna otra parte del cuerpo?

Los pies, principalmente los dedos,  al ser las partes más alejadas del corazón, sufren fácilmente de inadecuada irrigación sanguínea, y si agregamos la disminución del flujo por diabetes, el daño se multiplica.

¿Cuáles son los síntomas?

Los principales son dolor, inflamación, cambios de coloración en los pies, sensación de “hormigueo” y adormecimiento. Si a pesar de los síntomas, no hay un tratamiento ni plan alimenticio adecuados, se perderá completamente la sensibilidad en los pies, por lo que el diabético no percibirá que algo está ocasionándole una lesión (zapato muy ajustado, piedra dentro del zapato, exceso de fuerza al dar el paso, o imposibilidad para reconocer la temperatura del agua o de objetos).

¿El pie diabético es reversible?

Depende del grado de lesión en los vasos sanguíneos y nervios. Cuando la lesión es total, ya es irreversible.

La úlcera en un pie diabético es un foco de alarma, sin embargo aún puede lograrse la cicatrización con medidas muy estrictas y tratamiento adecuado. Cuando la úlcera es más profunda, la situación se agrava, ya que existe un alto riesgo de infección y muerte de los tejidos del pie y por consiguiente, la amputación quirúrgica.

¿Es posible prevenir el pie diabético? Sí.

¿Cómo? Exactamente, tomando puntualmente el medicamento y cuidando la alimentación.

Recuerda esto aunque suene contradictorio:

No todos los diabéticos, tienen pie diabético, sólo aquellos que no tienen un buen control de su enfermedad.

Entonces, ¿cuál camino eliges? 

Comenta esta nota

Palabras clave: