fbpx
Enfermedades Gastrointestinales

Piedras en la vesícula: un padecimiento más común de lo que piensas

Las piedras en la vesícula, conocidas científicamente como cálculo biliares, son depósitos endurecidos de fluido digestivo que se pueden formar en la vesícula biliar. La vesícula es un órgano pequeño, con forma de pera, ubicado en la zona derecha del abdomen, justo debajo del hígado. La vesícula biliar contiene un fluido digestivo llamado bilis, que se libera al intestino delgado.

Los cálculos biliares tienen tamaños que oscilan entre pequeños, como granos de arena, hasta grandes, como pelotas de golf. Algunas personas desarrollan solamente un cálculo biliar, mientras otras desarrollan muchos cálculos biliares al mismo tiempo.

Quienes tienen síntomas con los cálculos biliares, por lo general, necesitan que su vesícula sea extraída con cirugía, usualmente endoscópica. Los cálculos biliares que no causan signos ni síntomas, por lo general, no necesitan tratamiento.

Síntomas de las piedras en la vesícula

Los cálculos biliares pueden no causar signos o síntomas. En caso de que un cálculo biliar se aloje en un conducto y provoque un bloqueo, los signos y síntomas resultantes pueden incluir los siguientes:

  • Dolor repentino y que se intensifica rápidamente en la parte derecha superior del abdomen
  • Dolor repentino y que se intensifica rápidamente en la parte central del abdomen, justo debajo del esternón
  • Dolor de espalda justo entre las escápulas
  • Dolor en el hombro derecho
  • Náuseas o vómitos

El dolor provocado por los cálculos biliares puede durar entre algunos minutos y varias horas.

Causas de las piedras en la vesícula 

Las causas de este padecimiento no están claras. Se considera que ocurren por lo siguiente: 

  • La bilis contiene demasiado colesterol:  Si  el hígado segrega más colesterol del que la bilis puede disolver, el colesterol excedente se puede transformar en cristales y tarde o temprano en piedras.
  • La bilis contiene demasiada bilirrubina: Algunas enfermedades pueden hacer que el hígado segregue demasiada bilirrubina, como la cirrosis hepática, infecciones de las vías biliares y determinados trastornos de la sangre. El exceso de bilirrubina contribuye a la formación de cálculos biliares.
  • La vesícula biliar no se vacía de manera correcta. Si la vesícula biliar no se vacía por completo o lo suficiente, la bilis se puede concentrar demasiado, y esto contribuye a la formación de cálculos biliares.

Tipos de cálculos biliares

Los tipos de cálculos biliares que se pueden formar en la vesícula biliar comprenden los siguientes:

  • Cálculos biliares de colesterol: El tipo más frecuente de cálculo biliar, llamado «cálculo biliar de colesterol», aparece generalmente de color amarillo. Estos cálculos biliares están compuestos principalmente por colesterol no disuelto, pero pueden contener otros componentes.
  • Cálculos biliares de pigmento: Estas piedras de color marrón oscuro o negro se forman cuando la bilis contiene demasiada bilirrubina.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar los riesgos de padecer cálculos biliares incluyen los siguientes:

  • Ser mujer
  • Tener 40 años o más
  • El sedentarismo
  • Estar embarazada
  • Seguir una dieta con un alto contenido de grasas y/o colesterol
  • Dieta con un bajo contenido de fibras
  • Tener antecedentes familiares de cálculos biliares
  • diabetes
  • Tener ciertos trastornos sanguíneos, como anemia drepanocítica o leucemia
  • Perder peso muy rápido
  • Tomar medicamentos que contengan estrógeno, como anticonceptivos orales o medicamentos de terapia hormonal
  • Tener enfermedad hepática

Para conocer más sobre las piedras en la vesícula y los tratamientos que existen para ti,  haz clic aquí.

Comenta esta nota

Palabras clave: