Asma severoSistema Digestivo y Respiratorio

¿Por qué cuando hace frío dan más crisis de asma?

By diciembre 14, 2017 No Comments

Pensemos en lo que ocurre a cualquiera de nosotros cuando hace mucho frío. Si el frío es en verdad muy intenso la respiración normal (por la nariz) se empieza a dificultar y muchos terminamos respirando por la boca. Cuando se respira por la boca en vez de la nariz, las vías aéreas pueden contraerse porque el aire no logra calentarse por las vellosidades de la nariz antes de entrar. Además, el frío produce resequedad, lo que incrementa la contracción. Este proceso se agrava cuando uno hace ejercicio o actividad física intensa pues, al respirar más hondo también se respira más aire frío.

El aire frío y seco produce la contracción de las vías aéreas en los asmáticos porque ocasiona irritación. Cuando las vías aéreas se contraen empieza la dificultad respiratoria. El frío también condiciona un aumento en la producción de moco, lo que además de causar aún más dificultades para respirar, es parte de lo que contribuye a la tos que sufren los asmáticos en invierno.

Otro de los mecanismos que se han estudiado como potenciales causas de los ataques de asma durante la temporada invernal es secundaria no al frío sino a lo que se utiliza en muchos lugares para combatirlo: los sistemas de calefacción. La mayor parte de los sistemas de calefacción comerciales ocupan sistemas que utilizan aire caliente para elevar la temperatura ambiental. Estos sistemas tienden a levantar polvo y otros contaminantes como hongos, bacterias, ácaros, pelo, restos de piel, entre muchos otros.

 

¿Qué se puede hacer para evitar la ocurrencia de crisis asmáticas en temporada de frío?

Como la mayor parte de los ataques de asma ocurren al respirar el aire frío por la boca, las principales medidas preventivas consisten en evitar exponer a las vías respiratorias al aire frío. Para ello, una medida importante consiste en procurar respirar por la nariz siempre en la medida de lo posible evitando hacerlo por la boca. Usar bufandas, pañuelos o cubrebocas que cubran la nariz y la boca y que eviten que el aire frío pase a nuestras vías aéreas directamente también son de utilidad. Si estas medidas no fueran suficientes, resulta conveniente utilizar desde sencillos cubrebocas hasta complejos filtros de aire que incluso pueden calentarlo antes de inhalar, esto según la severidad del problema.

El problema de la calefacción puede resolverse al utilizar sistemas de filtración de aire de alto rendimiento, así como manteniendo limpios los ductos o salidas de aire.

Aunque las medidas son generales, si su condición se agrava en forma considerable en la temporada invernal, es importante que acuda con su médico tratante para que pueda brindarle soluciones más específicas de acuerdo con su caso particular.

Comenta esta nota

Palabras clave: