Arritmia del corazónCardiología

¿Por qué hay personas que mueren de pronto sin razón aparente?

By noviembre 29, 2017 No Comments

Tal vez haya escuchado en algún momento de personas que, estando aparentemente sanas, mueren de un momento a otro, dejando a sus familiares y amigos sin saber qué pasó, pues refieren haberlos visto en buenas condiciones a penas horas o días antes.

Bien, eso tiene una explicación… Cuando una persona aparentemente sana se encontraba bien y en las 24 horas siguientes fallece sin ninguna razón aparente, se le llama muerte súbita.

La principal causa de esta condición se llama fibrilación ventricular, una arritmia que hace que el corazón se contraiga en forma caótica y desorganizada produciendo que deje de latir. La persona se desmaya, deja de respirar y desaparece su pulso. Si no se recibe atención médica inmediata el resultado es la muerte al pasar tan solo unos minutos pues no hay circulación de sangre y los órganos empiezan a sufrir.

Esta arritmia es sumamente rara en corazones saludables y en las personas jóvenes, muchas veces se debe a enfermedades previas, en la mayoría de los casos no conocidas.

En mayores de 35 años la causa principal es el infarto cardiaco, que cuando afecta partes del sistema eléctrico del corazón puede ocasionar la letal arritmia.

La mayoría de las personas que sufren esta condición mueren a los pocos minutos si no reciben atención médica de urgencia. El tratamiento principal es la desfibrilación, que en pocas palabras ocasiona que el corazón reinicie su actividad, haciendo que lata nuevamente.

Los pacientes que tienen riesgo de desarrollar esta condición (ya sea porque su riesgo de tener un infarto es muy alto o porque tengan algún problema de nacimiento que los haga propensos a desarrollar arritmias) pueden optar por 2 alternativas: tener un desfibrilador externo automático, un pequeño dispositivo que requiere que otra persona coloque parches en el pecho desnudo de la persona y tras analizar su ritmo identifican si es necesario administrar una descarga eléctrica. Aunque es muy sencillo usarlo, requiere entrenamiento y estar en compañía de alguien en el momento de requerirlo.

Para personas que se queden solas o con personas que no sean capaces de usar este tipo de dispositivos existen desfibriladores implantables, que analizan el ritmo todo el tiempo y que, en caso de detectar un ritmo desfibrilable, administran una descarga en forma automática salvando la vida de quien la requiere.

Comenta esta nota

Palabras clave: