Prolapso uterino

Es muy común escuchar “matriz caída” o “vejiga caída”, pero ¿por qué estos órganos pueden desplazarse fuera de su sitio?

Los órganos de la región pélvica están separados de la vagina por músculos que forman un piso. Como es de esperarse, estos músculos tienen gran capacidad de estirarse y soportar una cantidad de peso impresionante, ya que éste aumenta cuando la vejiga se llena o más aún, cuando el útero gesta un bebé.

Pero existe un límite…

El parto vaginal ocasiona debilitamiento del piso pélvico ya que ellos realizan gran parte del trabajo de expulsión; algo muy similar sucede con la obesidad y el embarazo. También las hormonas sexuales femeninas contribuyen a la fuerza de los músculos pélvicos, y su disminución (menopausia) puede tener efectos indeseados en ellos.

Incluso, en algunos casos, suele tener causas genéticas.

¿Por qué es importante el tratamiento?

La mayor complicación es el prolapso de estos órganos hacia la vagina, lo cual genera síntomas muy molestos como sensación de pesadez u opresión en la región pélvica o vagina, incontinencia urinaria, dolor en la espalda, infecciones recurrentes de la vejiga, sangrado o aumento de flujo vaginal.

Es importante resaltar que el prolapso de órganos pélvicos, la vejiga o matriz caída deben ser tratados por un médico especialista.

Actualmente no existen pastillas ni remedios caseros o naturistas que pueden revertir el problema, incluso éstos últimos terminan por agravar la situación, así que evítalos.

¿Puede prevenirse?

Sí. Se ha descubierto que los ejercicios de Kegel o bolas chinas fortalecen la musculatura pélvica, así como practicar yoga.

Comenta esta nota

Palabras clave: