CáncerCáncer mamarioCuidado de la Salud

¡Detecta a tiempo el cáncer de mama!

Actualmente el cáncer de mama ocupa el primer lugar en la lista de causas de muerte en mujeres en México y es el tumor maligno que con mayor frecuencia las afecta a nivel mundial. La edad promedio de diagnóstico de la enfermedad es de 58 a 60 años. En todo el mundo, 458 mil mujeres fallecen cada año por este motivo y en 90% de los casos se detecta en etapas avanzadas.

Los factores principales son: ser mujer, tener más de 50 años, historia familiar de cáncer mamario o de otro tipo, inicio temprano de la menstruación, embarazo tardío (mayor de 30 años) o ningún embarazo, inicio de la menopausia después de los 55 años, sobrepeso y obesidad, no realizar actividad física, mamas de gran volumen, terapia hormonal, uso de anticonceptivos orales, consumo de alcohol y tabaco.

A diferencia del cáncer en otros órganos, el cáncer mamario puede detectarse fácilmente por la paciente en etapas tempranas, ya que un foco rojo es la aparición de un bulto de tamaño variable que se palpa como un nódulo firme en la mama o la axila. También se puede notar un cambio en el tamaño y la forma de la mama, así como cambios de coloración, aumento de temperatura en la zona y aparición de hoyuelos, escamosidades o rugosidades en la piel, salida de sangre por el pezón sin causa aparente y sólo en una mama o cambios en el mismo (inversión o úlcera).

El dolor constante en una mama también puede ser una advertencia, siempre y cuando no se asocie al síndrome premenstrual u otras causas.

El tratamiento depende directamente del tipo y estadío del cáncer En los casos más avanzados, algunas veces es posible erradicar el cáncer realizando mastectomía radical (extirpación total de seno, incluyendo tejido mamario, areola y pezón) y posteriormente continuar el tratamiento con radioterapia y quimioterapia para eliminar las células cancerígenas restantes en la mama o que se han extendido a alguna otra parte del cuerpo.

La aparición de cáncer en algún órgano supone un gran reto en la vida de quien lo padece, y en el caso del cáncer mamario, la mayor dificultad es superar y aceptar las secuelas físicas y emocionales, ya que el tratamiento incluye pérdida de una zona corporal que es un símbolo de feminidad.

El escenario en el cáncer mamario es muy sombrío, por lo que recomendamos:

  • Autoexplorarse a partir de los 20 años y acudir con el médico en caso de presentar alguna alteración.
  • A partir de los 25 años, acudir una vez al año a revisiones generales con el especialista y a criterio del médico, complementar con estudios de sangre o imagen.
  • Realizarse mastrografía una vez al año a partir de los 50 años, y si se cuentan con más de dos factores de riesgo, a partir de los 40 años.
  • Alimentación balanceada, disminuir la ingesta de alimentos procesados o con alto contenido de azúcar (frituras, refrescos), así como evitar el consumo de alcohol y tabaco.

Recuerda que los médicos no sólo atendemos a las personas enfermas, sino también a aquellas que se preocupan en la prevención y cuidado de su salud.

El cáncer mamario es curable… ¡diagnostiquemos a tiempo!

Comenta esta nota

Palabras clave: