Alopecia, testosterona, hombres, hombre, colesterol en la sangre, hipercolesterolemia, ateroma, placa de colesterol, cardiología, medicina interna, angioplastía coronaria, colocación de stent, angioplastía con balón, angioplastía, infarto al miocardio, cuidado de la salud, cuidado del corazón, salud cardiovascular, arterias, venas, corazón, cardiología, cardiólogo, ateroma, ateromatoso, placa, grasa, alimentación, dieta, infarto, embolismo, trombos

¿Las entradas del cabello ya parecen salidas? ¿es un problema que lleva generaciones en tu familia? Seguro has escuchado estos problemas en algún conocido o familiar tuyo. Pero ¿sabías que los problemas con la caída del cabello se pueden relacionar con una enfermedad común de la próstata?

Se le conoce como hiperplasia prostática benigna al aumento de tamaño de la próstata y que no es cáncer. El crecimiento de este órgano puede tener muchas causas, pero en este caso nos enfocaremos a cuando no se trata de cáncer. 

Por otro lado, la caída del cabello más común recibe el nombre de alopecia androgénica, que, a diferencia del padecimiento anterior, este NO es exclusivo de hombres. Pero en esta nota nos enfocaremos a la alopecia que sufren los varones y que se relaciona con enfermedades de la próstata.

Ambos padecimientos están vinculados por un elemento muy sencillo, una hormona llamada dihidrotestosterona (DHT). Es cierto que hacen falta muchos estudios en la población mexicana para poder dar una concluisón certera, pero existen avances que pueden apoyar que esta hormona está involucrada en ambas patologías y pudieran estar relacionadas.

El rol de la DHT en la alopecia tiene importancia pues esta hormona se une a los receptores que alteran el ciclo del crecimiento del pelo en el folículo piloso, haciendo que muera prematuramente y se desprenda. Esto lo ve el paciente como caída de cabello prematuramente. En cuanto a la hiperplasia prostática benigna, esa hormona favorece la hiperplasia de la glándula, es decir, el crecimiento de las células de este órgano, generando obstrucción para orinar y otros síntomas.

Esto puede servir de incentivo para los investigadores en continuar los estudios en nuestra población para poder detectar padecimientos a tiempo y poder tratarlos adecuadamente.

¡Acude con un especialista y cuida tu salud!

Comenta esta nota

Palabras clave: