fbpx

Podemos definir un aneurisma como la dilatación excesiva de un vaso sanguíneo que causa una protuberancia en la pared de algún vaso sanguíneo del cuerpo; puede presentarse en cualquier parte donde exista un vaso sanguíneo, el más letal es el producido en la arteria más grande del cuerpo llamada aorta.

Una de las localizaciones más frecuentes de los aneurismas es en el cerebro. Un aneurisma cerebral puede presentar una rotura, y causar sangrado en el cerebro (científicamente llamado evento cerebrovascular hemorrágico).


Los síntomas de la rotura de un aneurisma son diversos, pero lo más común es que inicie con un dolor de cabeza repentino y de intensidad extrema (el peor dolor de cabeza que se pueda sentir), posteriormente se le anexarán otros signos como náuseas, vómito, rigidez en el cuello, visión borrosa o visión doble, sensibilidad a la luz, posibles convulsiones, falta de movimiento en la cara, confusión y en estados graves la pérdida total del conocimiento.


A menudo, la rotura de un aneurisma cerebral se produce en la zona entre el cerebro y los tejidos delgados que recubren el cerebro y rápidamente se convierte en una amenaza para la vida, por lo cual se requiere tratamiento médico inmediato (cirugía).


Los aneurismas suelen no presentar problemas para quien lo padece, en diversas ocasiones suelen ser diagnosticados de manera fortuita y con los cuidados adecuados de alimentación y ejercicio, se puede vivir con ellos sin complicaciones.


¡Cuida tu salud!

Comenta esta nota

Palabras clave: