fbpx
Cuidado de la SaludDiabetes MellitusPie DiabéticoUncategorized

Revascularización del pie diabético una innovadora opción

Ejercicios de Kegel

La revascularización es una opción que las personas con pie diabético tienen para poder salvar sus extremidades, En este post, te explicamos más al respecto.

La diabetes es un factor de riesgo importante para la aterosclerosis. El pie diabético se caracteriza por la presencia de arteriopatía y neuropatía. El daño vascular incluye microangiopatía no oclusiva y macroangiopatía. Las heridas del pie diabético son responsables del 5 al 10% de los casos de amputaciones mayores o menores.

De hecho, el riesgo de amputación de las extremidades inferiores es 15-20% mayor en las poblaciones diabéticas que en la población general. Cuando se diagnostica isquemia (falta de suministro de sangre por alguna obstrucción), se puede considerar la restauración del flujo sanguíneo por revascularización para salvar la extremidad [Kota,2013].

Evaluación clínica

El pie diabético es una de las enfermedades desafiantes en la cirugía vascular. Por lo tanto, la estrategia para el pie diabético es la siguiente: el primer paso incluye el control de la infección, el segundo paso implica la evaluación de la isquemia de las extremidades y el final es completar la reconstrucción vascular para salvar el pie diabético, es importante que los médicos que lo tratan entiendan estas estrategias [Lees T, 2012].

La distinción de una úlcera isquémica no siempre es fácil. La decisión sobre si, y cuándo, revascularizar una persona con ulceración del pie diabético y enfermedad arterial periférica es compleja.  La disminución o la desaparición del pulso tibial tiene un mejor valor predictivo positivo que la desaparición del pulso del pie.

Sin embargo, en casos particulares, puede haber signos isquémicos severos (necrosis del dedo del pie) mientras los pulsos están presentes. La revascularización se debe considerar tempranamente en aquellas personas con úlcera del pie diabético y enfermedad arterial periférica severa y por lo tanto, es imprescindible la derivación temprana a un equipo especializado.

Las personas que se presentan de manera emergente con heridas grandes y/o infectadas deben considerarse para la revascularización temprana, porque tienen un alto riesgo de pérdida de extremidades. Los planes de tratamiento deben ser decididos por un equipo multidisciplinario, ya que se ha demostrado que esto reduce la tasa de amputación [Schaper NC, 2012].

revascularizacion_imagen

Indicadores para revascularización

Una vez que se confirma la isquemia grave por frialdad de los pies, palidez, disminución del pulso, necrosis y presión arterial baja; todo esto resultado de una investigación por parte del especialista, se debe hacer todo lo posible para la revascularización de la extremidad. El objetivo de la revascularización es garantizar el rescate de la extremidad. Se debe llevar a cabo la evaluación de la red arterial por medio de una tomodensitometría o una resonancia magnética [Pierret C., 2011].

Si hay insuficiencia renal se debe realizar una nueva evaluación del paciente. Los beneficios de la revascularización deberían ser más que sus riesgos. La evaluación completa sobre la operabilidad se lleva a cabo en el menor tiempo posible.

Después de la operación los resultados de la revascularización no son necesariamente predecibles. Si bien puede haber una tasa de recuperación de la extremidad de 12 meses del ∼85% después de los procedimientos, las heridas de muchas personas tardan en sanar, por eso se debe mantener un manejo muy cuidadoso, la prevención es fundamental para evitar cualquier recurrencia [Forsythe, R. O.,2015].

Ver más: Como prevenir el pie diabético

Resultados de la revascularización

La importancia del tratamiento temprano de las personas con ulceración del pie diabético ha demostrado aumentar la probabilidad de curación de heridas. Muchas personas requerirán intentos repetidos de revascularización para lograr un éxito clínico sostenido, como la cicatrización de heridas. La compleja distribución de la enfermedad por persona hace que la revascularización sea más difícil.

Los especialistas deben conocer las técnicas con las que se mejoran las posibilidades de éxito, así como tener un conocimiento sólido del proceso y de la enfermedad que contribuye a una úlcera del pie diabético y los métodos por los cuales se debe abordar esta compleja interacción para maximizar las posibilidades de éxito en general [Elgzyri T, 2014].

revascularizacion_deporte
La recuperación después de una revascularización pemite a la persona con diabetes volver a hacer sus actividades sin mayo problema
Comenta esta nota

Leave a Reply


Palabras clave: