CardiologíaEnfermedades Cardiovasculares

¿Te ha pasado que tu corazón de repente late mas rápido o lento de lo normal?

¿Te ha pasado que tu corazón de repente late mas rápido o lento de lo normal?

Es fundamental que cuidemos nuestra alimentación para no tener problemas de colesterol que repercutan en nuestras venas y arterias. También es importante que realicemos ejercicio moderado para activar la circulación

Cansancio o sentir el corazón acelerado… ¿Te ha ocurrido alguna vez? En la mayoría de las ocasiones no tienen excesiva importancia para nuestra salud, pero en otras personas, deriva en problemas cardíacos a tener en cuenta. Te invitamos a ampliar más información sobre la arritmia cardíaca.

¿Qué es una arritmia cardíaca?

Cuidar al corazon

Seguro que en alguna ocasión te han hecho un electrocardiograma. En él, vemos la representación gráfica de la actividad eléctrica de nuestro corazón, ahí donde un especialista puede apreciar cómo es la duración del ciclo cardíaco y el modo en que funciona nuestra red eléctrica en este órgano. Podemos decir entonces que la arritmia cardíaca es una leve – o seria- alteración de su ritmo y de su bombeo, algo que hace que pierda su eficacia.

Tipos de arritmias

  • 1. Bradicardia sinusal. Aquí el ritmo del corazón suele ser más bajito y habitualmente no es muy grave. En ocasiones se debe a efectos de algunos medicamentos.
  • 2. La fibrilación ventricular. En esta arritmia la actividad eléctrica del corazón no es nada adecuada y muy peligrosa, una alteración completa que requiere intervención médica. Como curiosidad hemos de decirte que son los típicos ataques que sufren en ocasiones personas jóvenes mientras practican deporte, terminando muchas veces en una muerte inevitable. Es algo triste y serio. El único síntoma a controlar es tener antecedentes genéticos o familiares que también lo hayan sufrido.
  • 3. Síndrome del QT largo congénito. Es una enfermedad hereditaria, donde sufrimos taquicardias cortas y repentinas en las cuales, perdemos de pronto el conocimiento.
  • 4. Fibrilación auricular. Podríamos decir que el 50 por ciento de los pacientes con este tipo de arritmia cardíaca pueden pasar de un estado normal a sufrir de pronto una violenta arritmia, donde apenas hay síntomas que nos permitan predecir el ataque. La única solución sería la aplicación de un marcapasos.
  • 5. La taquicardia paroxística supraventricular (TPSV). Es habitual que aparezca tras un ejercicio intenso. La arritmia dura desde unos minutos a varias horas, para después desaparecer. Se acompaña con un dolor fuerte de pecho y se puede identificar la lesión ya desde la infancia, ya que es una anomalía del corazón. De ahí la importancia de hacernos revisiones periódicas.

Síntomas de una arritmia cardíaca

Corazon

Toma nota de los síntomas que hemos de tener en cuenta para saber si lo que nos ocurre puede ser una arritmia cardíaca. Pero ante todo, ten en cuenta que cualquier síntoma, por pequeño que sea, debes ponerlo en evidencia de tu médico:

  • Palpitaciones: obviamente es lo más habitual. Te pueden llegar después de hacer un esfuerzo o incluso en reposo sin que sepas muy bien por qué. Pero ojo, en ocasiones puedes no notarlo solo en el corazón, sino también en el cuello. Es importante saberlo.
  • Mareos : muy común tras un esfuerzo. Primero notas una aceleración de tu corazón, para después perder el conocimiento o marearte.
  • Disenea o fatiga : te falta el aire tras hacer un esfuerzo, aunque sea muy pequeño. Te ves obligada a sentarte porque sientes un sudor frío y agotamiento. La cabeza te da vueltas y sientes ese fuerte bombeo en tu pecho – o en tu cuello-. Es algo serio, recuerda siempre ponerlo en conocimiento de tu médico.
  • Insuficiencia cardíaca: este síntoma es muy grave. De sufrirlo es muy probable que debas ser ingresado, porque sentirás básicamente la sensación de que no puedes respirar y de que algo ocurre. Estás al borde del colapso y necesitas ayuda inmediata.
  • Síncope: ocurre cuando no llega bastante sangre al cerebro y, de inmediato, nos desmayamos. Puedes recuperarte rápidamente para después, no darle mucha importancia. Pero recuerda: todo desmayo tiene un origen que debes poner en conocimiento de tu médico. No importa si luego te recuperas y te encuentras bien.

Si te interesa saber más, te aconsejo que visites las páginas web siguientes:

 

 

 

 

 

Comenta esta nota

Palabras clave: