soledad

Tal vez hayas escuchado que la soledad podría hacerte mal, pero probablemente nunca supiste qué tanto. Aquí te contamos…

 

Estar solo a ratos no es malo, sobre todo cuando disfrutas de tu propia compañía; puede ayudarte a reflexionar, a tranquilizarte, a poner las cosas en perspectiva, e incluso a conocerte a ti mismo. El problema entonces no es estar solo (como estado transitorio) ni tampoco vivir solo (si te relacionas con personas día a día), sino estar verdaderamente y persistentemente en soledad, e incluso causarte más soledad a ti mismo mediante el aislamiento.

Estar en soledad nos expone a ciertos riesgos, como el hecho de que al sufrir un accidente o percance nadie pueda ayudarnos.

La soledad daña más de lo meramente perceptible y sus daños rebasan sobrepasan lo emocional, afectando también el estado físico.

De acuerdo con un estudio recientemente publicado, vivir aislado puede considerarse como un factor de riesgo para padecer infartos cardiacos o incluso eventos vasculares cerebrales, como embolias o derrames.

Vivir en soledad (que como hemos mencionado es distinto a vivir solo), habitualmente se asocia con algunos hábitos poco saludables como fumar, tener una dieta insalubre, no hacer ejercicio, así como tener un mal estado de ánimo, una salud mental desequilibrada e incluso hasta cierto punto pobreza.

Sin embargo, al eliminar estos factores del análisis y aislar a la soledad como factor de riesgo, se observó que por sí misma, una persona en soledad o con pobres relaciones sociales tiene 32% más riesgo de sufrir un evento vascular cerebral y 29% más de sufrir un infarto cardiaco en comparación con aquellos que convivieron con otras personas, evitando el aislamiento.

 

Ya lo sabes, vivir solo no es sinónimo de vivir en soledad. Si vives solo, procura interactuar con más personas y establecer redes con amigos y familiares. Además de que tendrás alguien con quién acudir si lo necesitas, tu corazón estará más feliz y saludable.

 

Fuente: Valtorta, N, et. al. (2016). Loneliness and social isolation as risk factors for coronary heart disease and stroke: systematic review and meta-analysis of longitudinal observational studies; Heart. Disponible en: http://heart.bmj.com/content/102/13/1009

Comenta esta nota

Palabras clave: