fbpx
Piedras renalesUncategorizedUrología y Ginecología

Cálculos renales: La solución definitiva

Un riñón de plástico sostenido por una mano

La enfermedad de cálculos renales son cristales compuestos de distintos minerales que se forma generalmente dentro de los riñones. Es un trastorno urológico creciente de la salud humana, que afecta a aproximadamente el 12% de la población mundial. Se ha asociado con un mayor riesgo de insuficiencia renal terminal [Chhiber N., 2014].

Los cálculos renales se perciben como un trastorno agudo. En promedio, un 6% de mujeres y un 12% de hombres se ven afectados con cálculos renales.

La mayoría de los pacientes con un solo episodio de cálculos renales no son sometidos a una evaluación clínica completa y solo algunos reciben un tratamiento preventivo.

La tasa de recurrencia es del: 11 % a los 2 años, 20 % a los 5 años y 31 % a los 10 años. Para la prevención de la urolitiasis se sugiere: ingesta adecuada de calcio, tomar más de 2 litros de agua al día y reducir la ingesta de sal y proteínas animales, como la carne roja [Eisner BH, 2014].

Síntomas que provocan los cálculos renales

Inicialmente, la formación de cálculos no causa ningún síntoma. Más tarde, los signos y síntomas de la enfermedad de cálculos consisten en cólico renal (dolor intenso y calambres), dolor en el costado (dolor en la parte posterior), hematuria (orina con sangre), uropatía obstructiva (enfermedad del tracto urinario), infecciones del tracto urinario, bloqueo del flujo de orina y dilatación del riñón. Estas condiciones pueden provocar náuseas y vómitos [Teichman J. M., 2004].

Las personas con cálculos renales sufren también de sangrado al orinar, situación que resulta alarmante al momento de percatarse

Factores que promueven la formación de cálculos renales

1) Hábitos de estilo de vida y factores dietéticos / nutricionales: como la ingesta excesiva de proteínas animales y sal y deficiencias de agentes, fibra y alimentos alcalinos (espinacas, col, pepino, brócoli, aguacate, apio, pimiento).

2) Volumen de orina bajo: ingesta inadecuada de agua (deshidratación y orina sobresaturada)

3) Infecciones recurrentes del tracto urinario

4) Trastornos hereditarios: antecedentes familiares de cálculos (susceptibilidad genética)

5) Anormalidades anatómicas: factores como defectos en el riñón

6) Hipertensión

7) Obesidad

8) Enfermedad inflamatoria intestinal [Alelign, T.,2018].

Tratamiento para los cálculos renales

En las últimas décadas, ha habido grandes avances en técnicas mínimamente invasivas. Actualmente, las opciones de tratamiento incluyen:

  1. Litotricia extracorpórea por ondas de choque: Produce ondas acústicas de alta intensidad y baja frecuencia que destruyen los cálculos renales
  2. Nefrolitotomía percutánea: Se introduce un endoscopio a través de una pequeña incisión en la espalda para extraer los cálculos renales
  3. Cirugía retrógrada intrarrenal: La técnica permite destruir la litiasis con un láser de última generación, con menos agresión al organismo y facilitando una rápida recuperación.
  4. Ureterolitotomía laparoscópica: se realizan pequeñas incisiones y se utilizan instrumentos especializados para retirar los cálculos.
  5. Tratamiento médico: Se cree que algunos inhibidores de canales de calcio actúan relajando el músculo liso ureteral para reducir las contracciones y ayudando a la eliminación de cálculos [Shafi, H., 2016].
Los resultados de un tratamiento efectivo para los cálculos renales gracias a los grandes avances en materia de procedimiento quirúrgicos

En resumen

La incidencia de urolitiasis está aumentando en todo el mundo. A pesar de las considerables mejoras en el desarrollo de nuevas terapias para el tratamiento de los cálculos renales, Si bien las modalidades quirúrgicas todavía se consideran el pilar del tratamiento para la urolitiasis, las opciones de tratamiento para pacientes avanzaron significativamente en las últimas décadas. El conocimiento sobre cada modalidad de tratamiento, incluidas sus ventajas y efectos adversos, es necesario para que los médicos puedan elegir la mejor opción para los pacientes[ [Shafi, H., 2016, y Alelign, T.,2018].

Comenta esta nota

Palabras clave: