Disfunción EréctilUrología y Ginecología

Soluciones a la disfunción eréctil

Muchos hombres en el mundo padecen disfunción eréctil y aunque en muchos casos el tratamiento sólo requiere fármacos que produzcan erecciones, los fármacos no pueden ser consumidos por todos debido a sus efectos adversos o a interacciones con otros fármacos o enfermedades.

En pacientes con diagnóstico de presión arterial baja, infarto cardiaco reciente, algunos problemas en la retina, insuficiencia hepática o renal severa, o en aquellos que estén tomando nitratos o nitritos para el tratamiento de ciertas enfermedades, no se debe consumir este tipo de fármacos. En personas que sean fuertemente afectadas por los efectos adversos del medicamento como teniendo dolor de cabeza severo, adormecimiento intenso de las extremidades, indigestión considerable, visión borrosa, molestias oculares con la luz, palpitaciones, entre otras, también deberán considerar otras opciones.

Una vez que por alguna razón se determine que no es posible o conveniente consumir este tipo de medicamentos, se debe recurrir a otras alternativas entre ellas la psicoterapia pues en un número importante de casos, el origen de la disfunción puede ser emocional.

Algunos pacientes mejoran con algunas de estas alternativas, pero otros no lo hacen o encuentran otro tipo de contraindicaciones o restricciones a las mismas. Para ellos, o bien para los que padecen disfunción eréctil severa, se debe considerar la implantación de una prótesis o implante peneano.

Este dispositivo está compuesto por unos cilindros que se insertan mediante cirugía en los cuerpos cavernosos del pene. Los cilindros se llenan de líquido y la persona puede controlar mediante una válvula en qué momento desea tener una erección y por cuánto tiempo. Otros dispositivos más sencillos actúan simplemente como un andamio que el paciente puede controlar en forma manual poniendo su pene en posición erecta o neutral.

Los dispositivos no alteran la sensibilidad, el orgasmo, la eyaculación, ni la forma de orinar y en general su colocación es segura y rápida.

Elegir una prótesis es una decisión que debe tomarse con calma y habiendo obtenido toda la información necesaria apoyándose con su médico especialista. Algunas prótesis son permanentes pues al ser introducidas pueden producir algunas alteraciones en las estructuras originales y, de ser retiradas, podrían dificultar la ocurrencia de erecciones de forma normal.

El tipo de dispositivo que se utilice depende de la anatomía del paciente y de la enfermedad o alteración que esté dando origen a la disfunción.

También la parte económica es importante para ser considerada pues los dispositivos no son económicos, pero es importante considerar el costo como una inversión para su salud y sobre todo para la calidad de vida, tanto suya como de su pareja.

Sin embargo, si usted hace un simple cálculo de lo que cuesta cada una de las pastillas para la disfunción eréctil y cuánto cuestan los dispositivos se dará cuenta que en realidad no son tan costosos, sobre todo teniendo en cuenta que son una solución permanente y definitiva a un problema que afecta a tantos hombres a lo largo del mundo.

 

No olvide consultar a su médico si está experimentando disfunción eréctil. A veces más que una enfermedad, es la traducción de alguna otra, por lo que es muy importante encontrar las causas para poder tratar el problema de raíz. Le sugerimos que bajo ningún motivo se automedique, sobre todo con remedios naturales o productos que se comercialicen en comercios informales o en internet. Muchos de ellos podrían causarle mucho daño.

Comenta esta nota

Palabras clave: