fbpx

¿Es medio día y te sientes con mucho sueño? ¿No puedes mantenerte con los ojos abiertos después de comer o más en la tarde? Seguro has estado en este estado más de una vez, pero ¿sabías que existen razones científicas por las que se vale tomar una siesta?

Pero cuidado, hay de siestas a siestas, para que ésta sea de calidad depende de varios factores. En primer lugar, es su duración, esto tiene cierta variabilidad pues cada persona es diferente. Hay personas que tardan más tiempo en alcanzar una etapa del sueño profundo mientras que otras lo hacen de manera más rápida. Es por esto que estudios científicos han determinado que un tiempo óptimo para tomar es una siesta es desde 20 minutos hasta una hora y media. Este último rango estuvo determinado ya que es la duración de un ciclo de sueño normal, es decir, lo que dura un ciclo completo comprendiendo la etapa del sueño ligero y profundo. Si una persona despierta durante el sueño ligero, se sentirá descansado, renovado y alerta; mientras que si despiertan en el sueño profundo sucederá todo lo contrario.

Dentro de los beneficios que han encontrado los expertos que nos brindan las siestas son ser más pacientes, nos hace estar más alerta, aumenta la capacidad de creatividad e imaginación. Por otro lado, descubrieron que cuando además se realiza ejercicio físico, hay beneficios a nivel de salud mental y reducción significativa del estrés.

Así que ya sabes, si te sientes demasiado abrumado de todo y necesitas una pausa ¡se vale una siesta! 

¡Encuentra el lugar más cómodo para ti y a reponer toda esa energía invertida en otras cosas!

¡Toma una siesta de calidad!

Comenta esta nota

Palabras clave: