Enfermedad del ParkinsonNeurología y Sistema Nervioso

Viviendo junto a alguien con Parkinson: lo que debes saber…

El parkinson es una enfermedad difícil para quien la padece, pero no sólo eso, también para los familiares, amigos y cuidadores de quien la padece.

Cuidar a alguien con parkinson es una tarea muy demandante que poco a poco impacta en la salud física y mental de quien lo hace.

La familia suele ser el principal cuidador del paciente con Parkinson (aunque evidentemente no es el único) y aunque cada paciente es diferente, el apoyo que brindan los cuidadores incluye de manera general: ayuda para la realización de tareas cotidianas de forma segura, verificar que se tome la medicación, fomento en su relación con otras personas y soporte en su rehabilitación.

El parkinson es una enfermedad degenerativa; lo que significa que a medida que pasa el tiempo va avanzando, haciendo que los pacientes pierdan cada vez más su funcionalidad y su independencia y requiriendo por tanto una atención más intensa por parte de los cuidadores quienes se van enfrentando progresivamente a más y más trastornos motores (temblor) y no motores (problemas en el sueño, con la memoria, con el comportamiento o incluso depresión). La mayor intensidad del padecimiento va impactando cada vez más en la calidad de vida del paciente, pero también en la de su cuidador o cuidadores quienes muchas veces deben renunciar a sus empleos o sacrificar otras actividades para poder satisfacer las necesidades de los pacientes con la enfermedad.

Al ser los trastornos motores (temblor que imposibilita el movimiento o las actividades) la principal característica de esta enfermedad, las principales afecciones a la salud de los cuidadores incluyen problemas en las articulaciones, a esto le siguen problemas cardiacos o de presión arterial alta (debido al estrés que suponen los cuidados), alteraciones en la audición, problemas gastrointestinales y enfermedades oculares.

Los cuidadores además refieren muy frecuentemente estrés, fatiga, dificultad para dormir, ansiedad, depresión, problema para recordar cosas y otros problemas emocionales.

Más de la mitad de los cuidadores refieren que su salud se ve afectada a raíz de que cuidan a los pacientes con Parkinson y manifiestan que el motivo principal es el estrés, debido en parte a lo demandante que resulta cuidar al paciente, pero también en buena parte debido a su situación económica, muchas veces difícil.

De la misma forma que resulta importante cuidar la salud de los pacientes con Parkinson, resulta indispensable preocuparnos por la de sus cuidadores. Detectar a tiempo los síntomas que implican daños a la salud es el primer paso para poder reducir su impacto.

En la actualidad existen cada vez más tratamientos que mejoran la calidad de vida de los pacientes con Parkinson; es importante conocerlos y considerar que tienen un gran potencial en la mejoría de la calidad de vida, no sólo de los pacientes sino de sus cuidadores.

Comenta esta nota

Palabras clave: